Etiquetas

,

*

Oh Madre que con tu misericordia 
has penetrado en mi corazón
ten piedad de mí. 
Tu que desde lo alto 
me has hecho ver la Verdad 
y me libraste de caer 
en manos enemigas, 
eres admirable en tu amor 
en tu bondad divina. 
Por medio de Ti 
recibimos la Gloria del Señor. 
Mi boca pronunciará 
eternamente Tu Nombre, 
que quede yo impregnada de Ti. 
Madre eres como un manantial 
emanando sabiduría 
y el camino hacia el Todopoderoso. 
Alabada siempre seas. 
Amén

Anuncios