Etiquetas

, , ,

*

El hombre es creado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor y, mediante esto, salvar su alma.

Y las otras cosas de la tierra son creadas para el hombre y para que le ayuden a conseguir el fin para el que fue creado.

De donde se sigue que el hombre tanto ha de usar de ellas, cuanto le ayuden para su fin, y tanto debe abstenerse de ellas, cuanto para ello le impidan.

Por lo cual, es menester hacernos indiferentes a todas las cosas creadas, en todo lo que es concedido a la libertad de nuestro libre albedrío, y no le está prohibido.

En tal manera,que no queramos de nuestra parte más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que de honor, vida larga que corta. Y , por consiguiente, en todo lo demás, solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que fuimos creados”

Ejercicios Espirituales – San Ignacio de Loyola-

Anuncios