Vocaciones, Sacerdote, Rosario, RMCO

ROSARIO POR LOS SACERDOTES GOZOSO (LUNES)

Ven Espíritu Santo   Ven, Espíritu Santo, Llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía, Señor, tu Espíritu. Que renueve la faz de la Tierra.

Oración:

Oh Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo; Concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Ofrecimiento del Rosario

Oh Virgen María, en la mañana de Pentecostés tú has presidido con tu oración el comienzo de la misión de la Iglesia bajo la acción del Espíritu Santo. Te ofrecemos esta, nuestra plegaria para que, con tu intercesión, obtenga del Señor, una nueva primavera de vocaciones sacerdotales y consagradas en la Iglesia. Se Tú, la estrella mañanera que guíe la Iglesia, siempre dócil al mandato de su Señor, sobre todo en estos tiempos difíciles pero llenos de esperanza.Amén.

MARIA Y SANTISIMO

Oración a la Virgen por las Vocaciones

“María, humilde sierva del Altísimo, el Hijo que engendraste te ha hecho sierva de la humanidad Tu vida ha sido un servicio humilde y generoso: has sido sierva de la Palabra cuando el Ángel te anunció el proyecto divino de la salvación.

Has sido sierva del Hijo, dándole la vida y permaneciendo abierta al misterio. Has sido sierva de la Redención,  “permaneciendo’ valientemente al pie de la Cruz,

junto al Siervo y Cordero sufriente, que se inmolaba por nuestro amor, Has sido sierva de la Iglesia, el día de Pentecostés y con tu intercesión continúas enerándola en cada creyente, también en estos tiempos nuestros, difíciles y atormentados.

A Ti, joven Hija de Israel, que has conocido la turbación del corazón joven ante la propuesta del Eterno, dirijan su mirada con confianza los jóvenes con inquietud vocacional.

Hazlos capaces de aceptar la invitación de tu Hijo a hacer de la vida un don total para la gloria de Dios, Hazles comprender que servir a Dios satisface el corazón, y que sólo en el servicio de Dios y de su reino nos realizamos según el divino proyecto.

y la vida llega a ser himno de gloria a la Santísima Trinidad Amén”.

Ofrecimiento del Rosario:

Divino Jesús, te ofrecemos el Rosario que vamos a rezar para contemplar los misterios de nuestra Redención. Concédenos que, por la intercesión de María Vuestra Madre Santísima, a quien nos dirigimos, obtengamos las gracias para rezarlo bien y ganar las indulgencias de esta Santa devoción. Así sea. Amén.

Padre Eterno, venimos humildemente ante tu Santa Presencia. Confesamos tu santidad y reconocemos que somos pecadores. En tu Santo Nombre perdonamos a todos los que nos han ofendido y pedimos que nos perdones nuestros pecados. Concédenos ser llenados de tu Gracia, Paz, Amor y el Gozo de Tu Presencia. Con la Virgen María, los ángeles y los santos, y con toda la creación venimos a bendecirte, alabarte, agradecerte y glorificar tu Santísimo Nombre.

  • Dios Padre Todopoderoso, rezamos por las intenciones de la Santísima Virgen María, por tu Divina Voluntad que se haga en la tierra como en el cielo, también por las intenciones del Santo Padre.
  • Rezamos por la Iglesia, por el santo padre el papa, por los cardenales, los obispos, los sacerdotes, religiosos y por los seglares.
  • Rezamos por las necesidades de la Iglesia, por vocaciones para la vida religiosa y el sacerdocio, rezamos por la fidelidad y la santidad de los sacerdotes, por la conversión de los pecadores, por los moribundos y por todos los difuntos.
  • Rezamos por las pobre almas del purgatorio, especialmente aquellas de nuestras familias y por todos los fieles difuntos. Ten Misericordia de ellas Señor.
  • También rezamos por nosotros; para que nos concedas paz en nuestros corazones, nuestras familias y rezamos por la paz del mundo. Señor envía tu Espíritu Santo a renovar la faz de la tierra, a destruir la maldad y la oscuridad, el pecado y la muerte, la inmoralidad, corrupción, violencia, el odio y la impureza.
  • Forma tu trono en cada corazón y enséñanos a regresar a Ti. También rezamos por los pobres, los necesitados, las víctimas del hambre, la guerra, los desastres naturales, el divorcio, el aborto, los problemas familiares. Por aquellos que sufren desempleo, depresión, racismo, drogas, alcohol, vicios, homosexualidad, abuso sexual y otros problemas. Ellos son nuestros hermanos y hermanas,  ayúdales  Señor por favor.
  • Rezamos por los líderes de las naciones, por toda la gente en los gobiernos para que sean guiados por el Espíritu Santo.
  • Rezamos por los enfermos, especialmente aquellos a nuestro alrededor, por quienes tu quieres que intercedamos.
  •  Rezamos por aquellos que no tienen a nadie que rece por ellos.
  • También rezamos por nosotros, te pedimos sanación en el cuerpo, la mente y el alma. Señor Jesús, en tu cuerpo crucificado tu recibiste el castigo que es debido por nuestros pecados, tu soportaste nuestros sufrimientos y las consecuencias del pecado: la enfermedad y la muerte.

Así que te pedimos que nos perdones y que nos sanes por los méritos de tus santas heridas, por los méritos de tu santa pasión, agonía y muerte y por los méritos de las penas del Inmaculado Corazón de María.

  • Por la santificación de todos los sacerdotes del mundo, consagrados, religiosos y servidores, especialmente por los Sacerdortes que forman parte de la Red Mundial Cristiana de Oración, Rosario Viviente Universal Santa Filomena:Humberto Ayala,  Dennis Doren Lahr, Felipe Campaña, Miguel Ángel, Salvador Gómez, Gabriel Torrens, Héctor Montiel Mario, Héctor Aguinagalde, Humberto Rico, Rafael, Gregorio, Lorenzo, Eduardo, Odilio, Oscar,  Juan Fernández del Rio, Cristian Andrade, Alonzo Marin Wilmer Calderon ,Helio Paez, El Frayle Mauricio Morales, padre Iván kolodiy,  El santo Padre, por todos los sacerdotes y Cardenales del mundo, y los 17 grupos adheridos de todo el mundo.

También te pedimos por nuestras intenciones personales y por todas las peticiones escritas en la RED MUNDIAL CRISTIANA DE ORACION y sus grupos adheridos en el mundo y EL ROSARIO VIVIENTE UNIVERSAL ” SANTA FILOMENA. cubre Señor a todos ellos y concédeles esa petición, si están de acuerdo a tu plan.

Amén.

Credo de los Apóstoles

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna.

Amén.

ACTO DE CONTRICIÓN

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser vos quien sois, bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

3 AVEMARÍA

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

gozoso_1 Primer Misterio: El anuncio del ángel a María

“Vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. María contesto: He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra” Lc 1,26-38

María es el ejemplo sublime de perfecta consagración, por supertenencia plena y entrega total a Dios. Elegida por el Señor, que quiso realizar en ella el misterio de la Encarnación, recuerda a los consagrados la primacía de la iniciativa de Dios. Al mismo tiempo, habiendo dado su consentimiento a la Palabra divina, que se hizo carne en ella, María aparece como modelo de acogida de la gracia por parte de la criatura humana. La vida consagrada contempla a María como modelo sublime de consagración al Padre, de unión con el Hijo y de docilidad al Espíritu

Con su consentimiento sin reservas para ser Madre de Jesús, María pone su vida en las manos de Dios. Las vocaciones sacerdotales y religiosas brotan ordinariamente allí donde hay cristianos capaces de superar sus propios intereses y de considerar la vida como un don de Dios para el servicio de los hermanos. Pidamos a la Virgen, que los jóvenes sean generosos, como Ella en decir sí a Dios que los llama.

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Jesús, Sacerdote eterno y Salvador del mundo, para realizar este ardiente deseo de Tu Corazón, multiplica las vocaciones. Envía muchos y santos operarios a Tu mies.

Oh Jesús, haz de cada Sacerdote un verdadero sembrador de Tu amor.

Te ruego por el Santo Padre, por los Obispos, por todos los Sacerdotes, consagrados consagradas y seminaristas.

Te pido, oh Jesús que los sostengas en las batallas, los confortes en la soledad, los alientes en los fracasos, fecundes sus fatigas y derrames en sus corazones el amor de Tu Corazón divino. Amen.

gozoso_2

Segundo Misterio :  

La Visita de María Santísima a su prima Santa Isabel

Todos los fieles, como María en casa de Isabel, deben llevar el mensaje de salvación de Jesús a los demás hermanos; pero esta misión, a tiempo completo, es llevada a cabo especialmente por los sacerdotes y los religiosos y religiosas. Pidamos a la Virgen para que las personas consagradas sean signos de Jesucristo y Evangelio vivo en el servicio y amor al prójimo.

Dios todopoderoso y eterno, que a ejemplo de la Sagrada Familia de Nazareth, nuestras familias sean modelo perfecto de servicio en la caridad, y que este ejemplo sea motivación para que los hijos consideren el llamado a la vocación sacerdotal, con el afán de entregarse completamente a Cristo y a su Cuerpo Místico que es la Iglesia.  Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Jesús, Sacerdote eterno y Salvador del mundo, para realizar este ardiente deseo de Tu Corazón, multiplica las vocaciones. Envía muchos y santos operarios a Tu mies.

Oh Jesús, haz de cada Sacerdote un verdadero sembrador de Tu amor.

Te ruego por el Santo Padre, por los Obispos, por todos los Sacerdotes, consagrados consagradas y seminaristas.

Te pido, oh Jesús que los sostengas en las batallas, los confortes en la soledad, los alientes en los fracasos, fecundes sus fatigas y derrames en sus corazones el amor de Tu Corazón divino. Amen.

gozoso_3Tercer Misterio : 

 El Nacimiento de Jesús.

Santa María Virgen ha dado a Jesús al mundo: así también los sacerdotes, con la evangelización y los sacramentos, dan a Cristo Salvador a los hombres de hoy. Colaboran en la obra de la salvación las personas consagradas en la vida religiosa y en los institutos seculares: Dios necesita a los hombres para salvar a los otros hombres. Pidamos a la Virgen que los sacerdotes y los  consagrados y consagradas sean santos para que santifiquen a sus hermanos.

Oremos para que Jesús siga naciendo hoy en el corazón de los fieles, por la palabra y el testimonio de los sacerdotes.

Dios todopoderoso y eterno, te pedimos por las familias de todo el mundo, para que estén dispuestos a acoger las bendiciones que Tu haces llegar a través de los hijos.Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Jesús, Sacerdote eterno y Salvador del mundo, para realizar este ardiente deseo de Tu Corazón, multiplica las vocaciones. Envía muchos y santos operarios a Tu mies.

Oh Jesús, haz de cada Sacerdote un verdadero sembrador de Tu amor.

Te ruego por el Santo Padre, por los Obispos, por todos los Sacerdotes, consagrados consagradas y seminaristas.

Te pido, oh Jesús que los sostengas en las batallas, los confortes en la soledad, los alientes en los fracasos, fecundes sus fatigas y derrames en sus corazones el amor de Tu Corazón divino. Amen.

gozoso_4Cuarto Misterio:

 Presentación de Jesús en el Templo.

La prisa con que María presenta en el Templo al Niño Jesús, nos hace pensar en las madres cristianas, educadoras amorosas de la piedad de los hijos. A estas madres Dios les concede a menudo la gracia de un hijo sacerdote o religioso consagrada.

Pidamos a la Virgen, que las madres cristianas sepan respetar y guiar las vocaciones de sus hijos e hijas que desean consagrarse a Dios y a sus hermanos como un regalo de Dios. Dios todopoderoso, fuente de amor, te pedimos que ilumines a las familias, para que esten dispuestas a presentar a sus hijos para el servicio de la Iglesia y de los demás.Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Jesús, Sacerdote eterno y Salvador del mundo, para realizar este ardiente deseo de Tu Corazón, multiplica las vocaciones. Envía muchos y santos operarios a Tu mies.

Oh Jesús, haz de cada Sacerdote un verdadero sembrador de Tu amor.

Te ruego por el Santo Padre, por los Obispos, por todos los Sacerdotes, consagrados consagradas y seminaristas.

Te pido, oh Jesús que los sostengas en las batallas, los confortes en la soledad, los alientes en los fracasos, fecundes sus fatigas y derrames en sus corazones el amor de Tu Corazón divino. Amen.

gozoso_5Quinto Misterio:

 Jesús entre los Doctores.

Jesús perdido y encontrado, un incidente sencillo con un significado profundo: los padres que dan un hijo o una hija al Señor y no lo pierden, sino que lo encuentran transformado y enriquecido por la gracia, defensor de los débiles, consolador de los afligidos; portador de salvación. Pidamos a la Virgen, que ayude a los padres a ser generosos, en ofrecer a Dios el hijo o la hija llamados a consagrarse a El.

Dios todopoderoso, te pedimos por las familias de nuestros seminaristas, novicias, religiosos y sacerdotes para que a ejemplo de la Sagrada Familia de Nazaret, acompañen siempre a sus hijos e hijas en la formación y ministerio religioso y sacerdotal. Y que por Tu generosidad, reciban frutos abundantes en la eternidad. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Jesús, Sacerdote eterno y Salvador del mundo, para realizar este ardiente deseo de Tu Corazón, multiplica las vocaciones. Envía muchos y santos operarios a Tu mies.

Oh Jesús, haz de cada Sacerdote un verdadero sembrador de Tu amor.

Te ruego por el Santo Padre, por los Obispos, por todos los Sacerdotes, consagrados consagradas y seminaristas.

Te pido, oh Jesús que los sostengas en las batallas, los confortes en la soledad, los alientes en los fracasos, fecundes sus fatigas y derrames en sus corazones el amor de Tu Corazón divino. Amen.

Oración:

“Jesús, Buen Pastor: en tus manos ponemos a todos tus Pastores, para que llenos de tu Espíritu Santo, sepan interpretar los signos de los tiempos actuales y guíen al rebaño, a ellos encomendado, hacía pastos verdes y aguas de vida. Amén.”

Jaculatoria:

“Danos Señor, santos sacerdotes, santos religiosos, laicos santos que trabajen por tu Iglesia.  Amén”

Oración de protección:

Jesús, Divino Señor, por Tu dolorosa Pasión, cubre con Tu Preciosísima Sangre, a todos los Obispos, sacerdotes y consagrados. Ten piedad de ellos y líbralos de todo mal, ahora y siempre.  El Inmaculado Corazón de la Dulce Virgen María, reprenda con su fuerza Santísima a todo enemigo de Dios y de su Iglesia. Amén.”

Señor, para celar Tu honra y Tu gloria, danos Sacerdotes santos.

Señor, para aumentar nuestra fe, danos Sacerdotes santos.

Señor, para sostener Tu Iglesia, danos Sacerdotes santos.

Señor, para predicar Tu doctrina, danos Sacerdotes santos.

Señor, para defender Tu causa, danos Sacerdotes santos.

Señor, para contrarrestar el error, danos Sacerdotes santos.

Señor, para aniquilar las sectas, danos Sacerdotes santos.

Señor, para sostener la verdad, danos Sacerdotes santos.

Señor, para dirigir nuestras almas, danos Sacerdotes santos.

Señor, para mejorar las costumbres, danos Sacerdotes santos.

Señor, para desterrar los vicios, danos Sacerdotes santos.

Señor, para iluminar al mundo, danos Sacerdotes santos.

Señor, para enseñar las riquezas de Tu Corazón, danos Sacerdotes santos.

Señor, para hacernos amar al Espíritu Santo, danos Sacerdotes santos.

Señor, para que todos Tus ministros sean luz del mundo y sal de la tierra, danos Sacerdotes santos.

Oh Jesús, Sacerdote Santo, Te pedimos con la mayor humildad del alma, que aumentes las vocaciones sacerdotales y que los formes según los designios de Tu amante Corazón. Sólo así conseguiremos Sacerdotes santos y pronto en el mundo no habrá más que un sólo rebaño y un sólo Pastor. Amén.

“Servir es entregarse a sí mismos; ser no sólo para sí mismos, sino para los demás, de parte de Dios y cara a Dios: éste es el núcleo más profundo de la misión de Jesucristo, y a la vez, la verdadera esencia de su sacerdocio”.  Benedicto XVI

Te lo pedimos Por medio de María, tu madre, Mujer creyente y fiel.

Amén

Jesús, fortalece a los que elegiste y ayúdalos a crecer en el amor y santidad para que respondan plenamente a tu llamada.

Señor Dios, Padre Nuestro, concédenos pastores según tu corazón, nos ofrecen la salvación de Jesús y nos ayudan a vivir en el Espíritu Santo.

María, Madre de las vocaciones, interceda por los seminaristas. Amén

Ave María Purísima,sin pecado concebida.

EN EL NOMBRE DEL PADRE, Y DEL HIJO, Y DEL ESPÍRITU SANTO.

AMÉN

BarraVMaria_CTV6a