1 (1)

POR LOS DIFUNTOS :

ORACIÓN AL FALLECIMIENTO
DE UN SER QUERIDO

¡Oh Jesús, único consuelo en las horas eternas del dolor, único consuelo sostén en el vacío inmenso que la muerte causa entre los seres queridos! Tú, Señor, a quién los cielos, la tierra y los hombres vieron llorar en días tristísimos; Tú, Señor, que has llorado a impulsos del más tierno de los cariños sobre el sepulcro de un amigo predilecto; Tú, ¡oh Jesús! que te compadeciste del luto de un hogar deshecho y de corazones que en él gemían sin consuelo; Tú, Padre amantísimo, compadécete también de nuestras lágrimas. Míralas, Señor, cómo sangre del alma dolorida, por la perdida de aquel que fue deudo queridísimo, amigo fiel, cristiano fervoroso. ¡Míralas, Señor, como tributo sentido que te ofrecemos por su alma, para que la purifiques en tu sangre preciosísima y la lleves cuanto antes al cielo, si aún no te goza en él! ¡Míralas, Señor, para que nos des fortaleza, paciencia, conformidad con tu divino querer en esta tremenda prueba que tortura el alma! ¡Míralas, oh dulce, oh pidadosísimo Jesús! y por ellas concédenos que los que aquí en la tierra hemos vivido atados con los fortísimos lazos de cariño, y ahora lloramos la ausencia momentánea del ser querido, nos reunamos de nuevo junto a Ti en el Cielo, para vivir eternamente unidos en tu Corazón. Amén.

ORACIÓN POR NUESTROS
SERES QUERIDOS
Oh buen Jesús, que durante toda tu vida te compadeciste de los dolores ajenos, mira con misericordia las almas de nuestros seres queridos que están en el Purgatorio. Oh Jesús, que amaste a los tuyos con gran predilección, escucha la súplica que te hacemos, y por tu misericordia concede a aquellos que Tú te has llevado de nuestro hogar el gozar del eterno descanso en el seno de tu infinito amor. Amén.

Concédeles, Señor, el descanso eterno y que les ilumine tu luz perpetua.Que las almas de los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

ORACIÓN DE RECOMENDACIÓN
DEL ALMA A CRISTO


Señor, te encomendamos el alma de tu siervo(a) … (mencione su nombre) y te suplicamos, Cristo Jesús, Salvador del mundo, que no le niegues la entrada en el regazo de tus patriarcas, ya que por ella bajaste misericordiosamente del cielo a laTierra. 

Reconócela, Señor, como criatura tuya; no creada por dioses extraños, sino por ti, único Dios vivo y verdadero, porque no hay otro Dios fuera de Ti ni nadie que produzca tus obras.

Llena, Señor, de alegría su alma en tu presencia y no te acuerdes de sus pecados pasados ni de los excesos a que la llevó el ímpetu o ardor de la concupiscencia.Porque, aunque haya pecado, jamás negó al Padre, ni al Hijo, ni al Espíritu Santo; antes bien, creyó, fue celoso de la honra de Dios y adoró fielmente al Dios que lo hizo todo.

NUESTROS QUERIDOS SERES

Parecemos devolvértelos a Ti, oh Dios, de Quién los recibimos. Pero así como Tú no los perdiste al darlos a nosotros, tampoco los perdemos cuando regresan a Ti.

Oh Amante de Almas, Tú no das como el mundo da. Lo que das no quitas, pues lo que es Tuyo, también es nuestro puesto que somos Tuyos, y Tú eres nuestro.

La vida es eterna, el amor es inmortal; la muerte no es más que horizonte, y el horizonte no mas que límite de nuestra visión.

¡Levántanos, oh Poderoso Hijo de Dios, para poder ver más allá; enjuga nuestros ojos para mirar con luz más clara; acércanos a Ti para sentirnos junto a Ti y hallarnos cerca de nuestros queridos seres que están contigo!

Y mientras preparas un lugar para nosotros, prepáranos a nosotros también para esa tierra feliz, por que donde estés, estemos nosotros también, por siempre. Amén.

Oracion por Todos los Difuntos 

Dios todopoderoso, por la muerte de Jesucristo, tu Hijo, destruiste nuestra muerte; por su reposo en el sepulcro santificaste las sepulturas y por su gloriosa resurrección nos restituiste la vida a la inmortalidad.
Escucha nuestra oración por aquellos que muertos en Cristo y consepultados en él, anhelan la feliz esperanza de la resurrección.
Concede, Señor de vivos y muertos, a cuantos en la tierra te conocieron por la fe, alabarte sin fin en el cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

Silencio y paz

Fue llevado al país de la vida. ¿Para qué hacer preguntas? Su morada, desde ahora, es el Descanso, y su vestido, la Luz. Para siempre.

Silencio y paz. ¿Qué sabemos nosotros?

Dios mío, Señor de la Historia y dueño del ayer y del mañana, en tus Manos están las llaves de la vida y la muerte. Sin preguntarnos, lo llevaste contigo a la Morada Santa, y nosotros cerramos nuestros ojos, bajamos la frente y simplemente te decimos: esta bien. Sea.

Silencio y paz.

Se acabó el combate. Ya no habrá para él lágrimas, ni llanto, ni sobresaltos. El sol brillará por siempre sobre su frente, y una paz intangible asegurará definitivamente sus fronteras.

Señor de la vida y dueño de nuestros destinos, en tus Manos depositamos silenciosamente este ser entrañable que se nos fue.

Duerma su alma inmortal para siempre en la paz eterna, en tu Seno insondable y amoroso, ¡oh, Padre de Misericordia!

Silencio y paz. Amén.

POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO

Dulcísimo Jesús mío, que para redimir al mundo quisisteis nacer, ser circuncidado, desechado de  los judíos, entregado con el beso de Judas, atado con cordeles, llevado al suplicio, como inocente cordero; presentado ante Anás, Caifás, Pilatos y Herodes; escupido y acusado con falsos testigos; abofeteado, cargado de oprobios, desgarrado con azotes, coronado de espinas, golpeado con la caña, cubierto el Rostro con una púrpura por burla; desnudado afrentosamente, clavado en la Cruz y levantado en ella, puesto entre ladrones, como uno de ellos, dándoos a beber hiel y vinagres y herido el costado con la lanza. Librad, Señor, por tantos y tan acerbísimos dolores como habéis padecido por nosotros, a las almas del Purgatorio de las penas en que están; llevadlas a descansar a vuestra santísima Gloria, y salvadnos, por los méritos de vuestra sagrada Pasión y por vuestra muerte de Cruz, de las penas del infierno para que seamos dignos de entrar en la posesión de aquel Reino, adonde llevasteis al buen ladrón, que fue crucificado con Vos, que vivís y reináis con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

Padre misericordioso, en unión con la Iglesia Triunfante en el cielo, te suplico tengas piedad de las almas del Purgatorio.

Recuerda tu eterno amor por ellas y muéstrales los infinitos méritos de tu amado Hijo. Dígnate librarles de penas y dolores para que pronto gocen de paz y felicidad. Dios, Padre celestial, te doy gracias por el don de perseverancia que has concedido a las almas de los fieles difuntos.

Amable Salvador, Jesucristo.

Eres el Rey de reyes en el país de la dicha.

Te pido que por tu misericordia oigas mi oración y liberes las almas del Purgatorio, en particular, Nuestros seres queridos.

LLévalas de la prisión de las tinieblas a la luz y libertad de los hijos de Dios en el Reino de tu gloria.

Amable Salvador, te doy gracias por haber redimido las pobres almas con tu preciosísima Sangre, salvándolas de la muerte eterna.

Dios Espíritu Santo, enciende en mí el fuego de tu divino amor.

Aviva mi fe y confianza, acepta benignamente las oraciones que te ofrezco por las almas que sufren en el Purgatorio.

Quiero aplicar los méritos de esta devoción en favor de toda la Iglesia Sufriente y en especial por mis difuntos padres, hermanos, hermanas, bienhechores, parientes y amigos.

Atiende mi plegaria para que podamos reunirnos en el Reino de tu gloria.

Dios Espíritu Santo, te doy gracias por todos los beneficios con que has santificado, fortalecido y aliviado a estas benditas almas y en especial por consolarlas en los actuales sufrimientos con la certeza de la felicidad eterna.

Que pronto se unan contigo y oigan aquellas benditas palabras que las llaman al hogar del Cielo:

“¡Vengan, los Bendecidos por mi Padre! Tomen posesión del Reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo” (Mt 25, 34)

POR SALUD 

Saname, Señor.
Sana mi Cuerpo
Sana mi Corazon
Sana mi Alma 

Dame Vida y Vida en Abundancia. Te lo pido por intercesion de Maria Santisima, tu Madre, la Virgen de los Dolores, la que estaba presente, de pie, cerca de la cruz. 
La que fue la primera en contemplar tus Santas Llagas y que nos diste por madre. 
Tu nos has revelado que ya has tomado sobre ti, todas nuestras dolencias y por Ti hemos sido Curados. 
Hoy, Señor, te presento en Fe todas mis enfermedades y te pido que me sanes Completamente
Te pido por la Gloria del Padre del Cielo, que tambien sanes a los enfermos de mi familia y mis amigos
Haz que crezcan en la Fe, en la Esperanza y que reciban la Salud para Gloria de tu Nombre. Para que tu Reino siga extendiendose mas y mas en los Corazones a traves de los signos y prodigios de tu Amor. Todo esto te lo pido, porque tu eres Jesus. 
Tu eres el buen pastor y todos somos ovejas de tu rebaño
Estoy tan seguro de tu Amor que aun antes de conocer el resultado de mi oracion, en Fe, te digo: Gracias Jesus, por lo que tu vas a hacer en mi y en cada uno de ellos. 
Gracias por las enfermedades que tu estas sanando ahora, Gracias por los que tu estas visitando con tu Misericordia…..Amen…

Santo Padre Pío, ya que durante tu vida terrena mostraste un gran amor por los enfermos y afligidos, escucha nuestros ruegos e intercede ante nuestro Padre Misericordioso por los que sufren.

Asiste desde el cielo a todos los enfermos del mundo; sostiene a quienes han perdido toda esperanza de curación; consuela a quienes gritan o lloran por sus tremendos dolores; protege a quienes no pueden atenderse o medicarse por falta de recursos materiales o ignorancia; alienta a quienes no pueden reposar porque deben trabajar; vigila a quienes buscan en la cama una posición menos dolorosa; acompaña a quienes ven que la enfermedad frustra sus proyectos; alumbra a quienes pasan una “noche oscura” y desesperan;
toca los miembros y músculos que han perdido movilidad; ilumina a quienes ven tambalear su fe y se sienten atacados por dudas que los atormentan; apacigua a quienes se impacientan viendo que no mejoran; calma a quienes se estremecen por dolores y calambres; concede paciencia, humildad y constancia a quienes se rehabilitan; devuelve la paz y la alegría a quienes se llenaron de angustia; disminuye los padecimientos de los más débiles y ancianos; vela junto al lecho de los que perdieron el conocimiento; guía a los moribundos al gozo eterno; conduce a los que más lo necesitan al encuentro con Dios;
bendice abundantemente a quienes los asisten en su dolor, los consuelan en su angustia y los protegen con caridad.

Amén 

Oh Virgen María, Salud de los enfermos,
que has acompañado a Jesús en el camino del Calvario
y has permanecido junto a la cruz en la que moría tu Hijo,
participando íntimamente de sus dolores,
acoge nuestros sufrimientos y únelos a los de Él,
para que las semillas esparcidas durante el Jubileo
sigan produciendo frutos abundantes en los años venideros.

Madre misericordiosa, con fe nos volvemos hacia Ti.
Alcánzanos de tu Hijo el que podamos volver pronto,
plenamente restablecidos, a nuestras ocupaciones,
para hacernos útiles al prójimo con nuestro trabajo.
Mientras tanto, quédate junto a nosotros en el momento
de la prueba y ayúdanos a repetir cada día contigo nuestro “sí”,
seguros de que Dios sabe sacar de todo mal un bien
más grande.

Virgen Inmaculada, haz que los frutos del Año Jubilar
sean para nosotros y para nuestros seres queridos,
prenda de un renovado empuje en la vida cristiana,
para que en la contemplación del Rostro de Cristo Resucitado
encontremos la abundancia de la misericordia de Dios
y la alegría sin fin del Cielo.
Amén!

 

Señor Jesús, Te agradezco por el don de la vida.
Tú conoces las personas y las circunstancias que
me han formado ya sea física como emocional y
espiritualmente. Ellas, y las más íntimas experiencias
de mi mente y de mi corazón, me han hecho la persona
que soy ahora.

Perdóname, Señor, por todas las veces que te he
fallado, por mi fallos contra mi mismo y los demás.
Al mismo tiempo, perdono a todos los que me han
fallado de alguna manera y me han herido.

Ayúdame a ver que mi enfermedad tiene una parte muy
importante en mi vida. Ella me ayudará a ser plenamente
la persona que Tu quieres que yo sea. No permitas que
yo pierda o desperdicie lo que Tu quieres hacer conmigo
para hacer completa mi vida en esta tierra y para
prepara mi vida contigo en el Cielo.

Ahora yo no puedo orar de la manera que quisiera.
(Estoy dolorido, cansado confundido). Te pido que
aceptes cada mi respiro como un acto de amor y de
confianza en Ti.

Tu eres mi Salvador. Yo quiero descansar sobre tu amante
Corazón en la seguridad y en la paz, como un niño en los
brazos de su padre. Yo sé que Tú no me abandonarás.

Te amo, mi Señor, quisiera amarte con todo mi corazón.

Amen

ORACIÓN DEL ENFERMO

¡0h Dios!, de mi debilidad y mi fortaleza,de mi tristeza y de mi alegría de mi soledad y compañía, de mi incertidumbre y esperanza.En la noche de mi enfermedad me pongo en tus manos de Padre:Alumbra esta oscuridad con un rayo de tu Luz, abre una rendija a mi esperanza, llena con tu Presencia mi soledad.Señor, que el sufrimiento no me aplaste,para que también ahora sienta el alivio de tu Amor  y sea agradecido a la generosidad de cuantos sufren conmigo. Amén

YO EN LA CAMA, TU EN LA CRUZ

¡Jesús, Jesús! Yo en la cama y Tú en la cruz. Yo en la cama, acostado; Tú en la cruz, clavado. Yo, la cabeza en blanda almohada; Tú, la tuya, de espinas coronada.

Yo, quejándome; Tú, animándome. Yo, sin pensar que mis dolores unidos a los Tuyos, tienen un valor infinito. Tú, anhelando sufrir más para pagar nuestros pecados. Jesús, Jesús, yo en la cama y Tú en la cruz.Jesús, creo en ti. Jesús, espero en ti. Jesús, voy a ti.

ACEPTACIÓN DE LA ENFERMEDAD I

Señor Jesús, la enfermedad ha llamado a la puerta de mi vida: una experiencia dura, una realidad difícil de aceptar. No obstante, te doy gracias por esta enfermedad: me ha hecho tocar con la mano la fragilidad y la precariedad de la humana existencia. Ahora miro todo con otros ojos: lo que soy y lo que tengo, no me pertenece, es un don tuyo. He descubierto qué quiere decir depender, tener necesidad de todo y de todos, no poder hacer nada solo.

He vivido la soledad y la angustia, también el afecto y la amistad de tantas personas.

¡Señor!, aunque me es difícil, repito: “jHágase tu voluntad!”.

Te ofrezco mis sufrimientos y los uno a los de Cristo Crucificado.

Bendice las personas que me asisten y las que sufren por mí. Amén.

 

ACEPTACIÓN DE LA ENFERMEDAD II

Ayúdame, Señor, a obtener el fruto espiritual que Tú pretendes con esta enfermedad que me has enviado. Haz que comprenda que las enfermedades del cuerpo me ayudan a conseguir un conocimiento más perfecto del mismo, a desprenderme de todo lo creado y me invitan mediante la espontánea reflexión que trae consigo, sobre la brevedad de la vida, a trabajar con más empeño y seriedad en preparar mi alma para la vida futura donde no existe ni enfermedad ni pena, sino el eterno gozo de tu compañía.

 

ORACIÓN POR UN ENFERMO

Señor Jesús, aquel (aquella) a quien amas está enfermo (a). Tú lo puedes todo; te pido humildemente que le devuelvas la salud. Pero, sin son otros tus designios, te pido le concedas la gracia de sobrellevar cristianamente su enfermedad.

En los caminos de Palestina tratabas a los enfermos con tal delicadeza que todos venía a ti, dame esa misma dulzura, ese tacto que es tan difícil de tener cuando se esta sano.

Que yo sepa dominar mi nerviosismo para no agobiarle, que sepa sacrificar una parte de mis ocupaciones para acompañarles, si es su deseo.

Yo estoy lleno de vida, Señor, y te doy gracias por ello. Pero haz que el sufrimiento de los demás me santifique, formándome en la abnegación y en la caridad. Amén

ORACIÓN A LA VIRGEN DE LA SALUD

Tu que del triste mortal, eres salud y esperanza, de tu Hijo, Virgen alcanza la curación de mi mal, y si este bien corporal no conviene al alma mía,dame paciencia, ¡oh María!, hasta que llegue el momento en que de males exento goce la Eterna Alegría.Amén

POR LOS NIÑOS :

1….

ORACIÓN POR UNA PERSONA ENFERMA

Oh querido y dulce Niño Jesús: he aquí un pobre enfermo que, movido por la más viva fe, profundamente invoca tu divina ayuda en favor de su enfermedad.

En Ti pongo toda mi confianza. Sé que tú todo lo puedes y que eres muy misericordioso, la misma misericordia infinita.

Grande pequeñito, por tu virtud divina, por el inmenso amor que tienes a los que sufren, a los afligidos, a todos los necesitados, escúchame, bendíceme, socórreme, consuélame. Amén. .

__________

2…..

ORACIÓN PARA PEDIR LA SALUD

Madre Mía, socorred a mis hijos! Qué esta palabra sea el grito de mi corazón desde la aurora. ¡ Oh María! que tu bendición los acompañe, los guarde, los defienda, los anime, los sostenga en todas partes y en todas las cosas.

Cuando postrados ante la presencia del Señor le ofrezcan sus tributos de alabanza y oración, cuando le presenten sus necesidades o imploren sus Divinas Misericordia , ¡Madre Mía socorred a mis hijos!

Cuando se dirijan al trabajo o al estudio donde el deber los llama; cuando pasen de una ocupación a otra, a cada movimiento que ejecuten, a cada paso que den y a cada nueva acción ¡ Madre Mía, socorred a mis hijos!

Cuando la prueba venga a ejercitar su debilísima virtud y el cáliz de sufrimiento se muestre ante sus ojos; cuando la Divina Misericordia   y purificarlos por el sufrimiento, ¡ Madre Mía, socorred a mis hijos!

Cuando el infierno desencadenado contra ellos, se esfuerce en seducirlos con los atractivos del placer , las violencias de las tentaciones y los malos ejemplos, ¡ Madre Mía, socorred y preservar de todo mal a mis hijos!

Cuando en la noche se dispongan al descanso a fin de continuar con nuevo fervor al día siguiente su camino hacia la patria eterna ¡ Madre Mía, socorred a mis hijos!

Qué vuestra bendición Madre Mía, descienda sobre ellos, en el día, en la noche, en el consuelo, en la tristeza, en el trabajo, en el descanso, en la salud y en la enfermedad, en la vida y en la muerte. Así sea.

3…..

ORACIÓN PARA LA SALUD DE UN HIJO ENFERMO Amado Señor, tú conoces el corazón de tus hijos, y no te quedas indiferente ante el pobre que te suplica. Tú sabes lo que nos aflige el bienestar de nuestros niños, tu comprender la preocupación de los papás ante la enfermedad de alguno de sus hijos. Vengo hoy, como el funcionario real del Evangelio, a pedirte que desciendas y sanes a nuestro niño/a (nombre con fe al niño/a enfermo por quien se está orando de manera especial y el mal que lo aqueja). Aún desde la preocupación que nos causa su enfermedad, desde el dolor y el desconcierto, si esta enfermedad está dentro de lo que tu permites, aceptamos este momento como ocasión de purificación, de abandono en tus manos, de ofrecimiento generoso de nuestras vidas. Aceptamos este momento como una ocasión para unirnos desde el sufrimiento a los dolores de Cristo por la salvación del mundo (Colosenses 1, 24) (Tómese unos minutos y, en calma, que su corazón se una a lo que acaba de decir con sus labios: “con este sufrimiento, me uno, Señor, a tu pasión…”) Ahora, Señor, a ti que quieres que tengamos vida en abundancia, te pido que por el poder del misterio de tu infancia y tu vida oculta en el hogar de Nazaret, sanes al niño/a a quien tú conoces y amas. Cuida de su cuerpito y de su alma. Pasa tu mano sanadora sobre él para que sienta tu alivio, tus cuidados y se restablezca prontamente, según tu voluntad. Tú, que recibiste los amorosos cuidados de María y José, consuela y reanima a su papá y a su mamá, no dejes que caigan en la desesperación, en la duda, en la depresión, sino que desde su dolor y preocupación recurran a ti como fuente de verdadera, plena, y duradera sanación del cuerpo y del alma. Te presentamos el lugar donde se encuentra el niño, reviste ese sitio con tu fuerza y gracia. Aleja de allí todo lo que, material o espiritualmente, puedan ser un obstáculo para la pronta recuperación. Te presentamos los profesionales médicos que atienden al niño, revístelos con tu sabiduría, ilumínalos para que logren dar con acierto en el diagnóstico y encuentren la medicación y tratamiento indicado. Tómalos como instrumentos de tu sanación. María, madre de Jesús y madre nuestra, que con esmero y constancia, cuidabas de tu niño, mira el corazón de la madre e infúndele confianza, para que también ella, como tu, pueda ver crecer a su hijo en estatura, sabiduría y gracia, delante de Dios y de los hombres. Querido San José, tú que fuiste el protector de la Sagrada Familia, y la defendiste de todos los peligros y hasta de la muerte segura en la persecución de Herodes, te presento al papá de esta criatura, intercede ante tu amado Hijo Jesús, para que logre mantenerse fuerte aún en el dolor y la preocupación. Que logre conseguir los medios necesarios para la buena atención de su hijo/a. ayúdalo a no decaer y a mantenerse lúcido a la voluntad de Dios. Señor, tu dijiste que creyéramos que ya hemos obtenido lo que te pedimos con fe en oración, ahora levanto mi voz y mis brazos para darte gracias por la salud que recibirá este niño por el poder de tu amor que escucha esta oración confiada. Reconocemos que ya estás actuando y sanando. Como el funcionario del Evangelio, nosotros también reconoceremos que es en este mismo momento que estas restableciendo salud y bienestar. Te alabo en fe. Te reconozco Señor y Salvador de nuestras vidas, sin ti estamos perdidos. Te amamos Señor y reconocemos tu grandeza. A ti la gloria por los siglos sin fin. Amén.

 

4….. Oración por un niño enfermo (V)

Señor, tú invitaste a los niños a venir hacia ti para poder poner tus manos sobre ellos y para bendecirlos.

Te suplicamos que extiendas ahora tu mano sobre este (a) niño (a) para aliviar su dolor, para librarlo (a) de todas sus dolencias.

Que tu misericordia le devuelva la salud del cuerpo y del alma, a fin de que, con corazón agradecido, pueda siempre amarte y servir siempre a su prójimo. Te lo pedimos a ti, que nos amas y vives por los siglos de los siglos. Amén.

5….

 

Oración a la Virgen por los enfermos

Quedate Madre mía, a la cabecera de los enfermos, de todos los que, en este momentos, han perdido el conocimiento y vana morir, de los que han comenzado su agonía, de los que han abandonado toda esperanza de curación, de los que gritan y lloran de dolor, de los que no pueden curarse por falta de medios y tienen que estar inmóviles, de los que tendrían que acostarse, y la necesidad los obliga a trabajar, de los que buscan vanamente en la cama una postura menos dolorosa, de los que pasan noches interminables sin poder dormir, de aquellos a los que atormenta el pensamiento de una familia en la miseria, de los que tienen que renunciar a sus más queridos proyectos para el futuro, y, sobre todo, de los que no creen en una vida mejor, de los que se rebelan y maldicen a Dios, de los que ignoran que Cristo sufrió como ellos….

6..

Señor, tú invitaste a los niños a ir hacia ti

para imponer sobre ellos tus manos y bendecirlos.

Extiende, Señor, tu mano sobre este niño

para aliviar su dolor, para librarlo de su enfermedad.

Que nosotros sepamos cuidarlo

con toda atención y diligencia.

Que tu misericordia le devuelva la salud del cuerpo y del alma

a fin de que pueda amarte siempre

y con corazón agradecido

pueda amar y servir siempre a su prójimo

Por Jesucristo nuestro Señor.Amén.

7….

Oración para pedir por la Sanación de un Niño Enfermo

“Señor mio Jesucristo, tu que fuiste niño y que en tu sagrada infancia recibiste tanto amor del corazón de tu madre y de tu padre. Recibe con el mismo amor esta plegaria que te hacemos por este niño (se dice el nombre), ya que esta enfermo y deseamos su pronta recuperación. Abrigados por esa esperanza, te rogamos nos escuches. Te damos gracias de antemano, Amén.”

8…

Señor Jesús,te vemos niño y creemos que eres el Hijo de Dios,

hecho hombre por obra del Espíritu Santo

en el seno de la Virgen María.

Como en Belén también nosotros con María, José,

los Ángeles y los pastores te adoramos y reconocemos

como único Salvador nuestro.

Te hiciste pobre para hacernos ricos con tu pobreza:

concédenos no olvidarnos nunca

de los pobres ni de ninguna persona que sufra.

Protege a nuestras familias,

bendice a todos los niños del mundo

y haz que reine siempre entre nosotros

el amor que nos has traído

y que hace la vida más feliz.

Concédenos a todos, ¡oh Jesús!,

que reconozcamos la verdad de tu Nacimiento

para que todos sepan que has venido a traer a toda la familia humana

la luz, la alegría y la paz. Tú que eres Dios y vives y reinas con Dios Padre,

en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.

Amén.

POR RECUPERACION 

Dios todopoderoso, dador de la salud y remedio de todos los males,concede tal seguridad de tu presencia en en estos enfermos, que puedan tener plena confianza en ti, a fin de que, envuelto en tu amor y en tu poder, puedan recibir , la salud y la salvación, según tu libre voluntad. en medio de sus sufrimientos pongo en ti mi confianza.

Padre misericordioso,tu que conoces hasta donde llega la buena voluntad del hombre,tu que nunca niegas el perdón a los que acuden a ti, compadécete de tu hijos te pedimos que, ayudado por la oración de nuestra fe, se vea aliviado en su cuerpo y en su alma,obtenga el perdón de sus pecados y sienta la fortaleza de tu amor.

Señor Jesucristo,redentor de los hombres, que en tu pasión quisiste soportar nuestros sufrimientos y aguantar nuestros dolores,te pedimos por tus hijos en recuperacion que estan enfermos Tu, que lo has redimido, aviva en el/ella la esperanza de su salvacióny conforta su cuerpo y su alma.Tu, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amen.

Acordaos, Oh Nuestra Señora de la Salud, del poder sin límites que vuestro Divino Hijo os ha concedido sobre su Corazón adorable, y del tesoro inagotable de consuelo que depositó en vuestro maternal corazón, para todas las necesidades y tribulaciones  de todos los mortales.

Por ese vuestro poder y por esa vuestra bondad maternal, nunca ha sido rechazado quien ha acudido a Vos.

Animado yo de gran confianza, a Vos, Oh Madre, acudo para conseguir, por vuestra poderosa mediación, el don de la salud, si conviene para mi alma. Deseo emplear  mi vida, mi salud y mis fuerzas en cumplir la divina voluntad.

INTENCIONES ESPECIALES :

1…

Santísima Virgen, Madre de Dios, yo aunque indigno pecador postrado a vuestros pies en presencia de Dios omnipotente os ofrezco este mi corazón con todos sus afectos. A vos lo consagro y quiero que sea siempre vuestro y de vuestro hijo Jesús.

Aceptad esta humilde oferta vos que siempre habéis sido la auxiliadora del pueblo cristiano.

Oh María, refugio de los atribulados, consuelo de los afligidos, ten compasión de la pena que tanto me aflige, del apuro extremo en que me encuentro.

Reina de los cielos, en vuestras manos pongo mi causa. Se bien que en los casos desesperados se muestra más potente vuestra misericordia y nada puede resistir a vuestro poder. Alcanzadme Madre mía la gracia que os pido si es del agrado de mi Dios y Señor. Amén.

 

2..

Enséñame, oh María Auxiliadora, a ser dulce y bueno en todos los acontecimientos de mi vida; en los desengaños, en el descuido de otros, en la falta de sinceridad de aquellos en quienes creí, en la deslealtad de aquellos en quienes confié.

Ayúdame a olvidarme de mí mismo para pensar en la felicidad de otros; a ocultar mis pequeños sufrimientos de tal modo que sea yo el único que los padezca.

Enséñame a sacar provecho de ellos, a usarlos de tal modo que me suavicen, no me endurezcan ni me amarguen; que me hagan paciente y no irritable; que me hagan amplio en mi clemencia y no estrecho y despótico. Que nadie sea menos bueno, menos sincero, menos amable, menos noble, menos santo por haber sido mi compañero de viaje en el camino hacia la vida eterna. Amén.

 

 

 

 

3……

Madre amable de mi vida auxilio de los cristianos, la pena que me atormenta, pongo en tus divinas manos. Dios te salve María…

Tú que sabes mis congojas, pues todas te las confío, da la paz a los turbados y alivia el corazón mío. Dios te salve María…

Y aunque tu amor no merezco, no recurriré a Ti en vano, pues eres madre de Dios y auxilio de los cristianos. Dios te salve María…

Acuérdate, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a tu protección haya sido abandonado; animado con esta confianza, me presento a ti. ¡Oh Madre de Dios!, no desoigas mis súplicas; escúchalas y acógelas benignamente, ¡oh clemente, oh dulce Virgen María!

 

4…

Jesús, Buen Pastor, queremos seguir tus pasos.Danos tu Espíritu, para aprender a vivir en la misericordia. Ayúdanos a descubrir la gratuidad de tu amor, entrega generosa, don de vida que se regala. Queremos compartir tu sueño de construir un mundo justo, donde exista igualdad y una fraternidad real, donde haya pan para todos y la libertad sea una luz que ilumine a todas las personas.

 Danos tu Espíritu, Jesús, Buen Pastor, para perseverar en nuestra búsqueda,para seguir en camino, para animarnos a la esperanza activa de hacer un Reino de paz  y de bondad para todos.

Jesús, Buen Pastor, que pasaste haciendo el bien, viviendo la misericordia en la atención a los enfermos, en la búsqueda de los marginados, en la denuncia de las injusticias, en la apertura al Dios de la vida,en la enseñanza paciente de los discípulos,en el anuncio del Reino para todos.Danos tu Espíritu, Jesús, para seguirte, para imitar tu entrega,para hacer el bien en nuestros días, en el camino de cada uno,para vivir en la bondad,caminando hacia tu Reino. Amén

 

5…

Por los que buscan a Dios a tientas,Que lo encuentren.VEN, ESPÍRITU, VEN.Por los que creen poseer a Dios,Que lo busquen.Por los que tienen miedo del futuro,Que tengan confianza.Por los que se levantaron y han vuelto a caer, Que tengan nuevas fuerzas. Por los que desesperan, Que esperen contra toda esperanza. Por los que se hacen ilusiones, Que toquen la tierra.Por los que tienen el corazón encogido, Que encuentren un corazón amigo.Por los que están solos, Que puedan encontrar a alguien.Por los que nadan en la abundancia, Que aprendan a tener hambre. Por los que tienen el corazón endurecido,Que alguien se lo ablande.Por los que se las creen o se las dan de todo,Que se sientan vulnerables.Por los que no tienen necesidad del Espíritu,Que oigan el susurro de Pentecostés.

6…

ORACIÓN A MARÍA ROSA MÍSTICA

Oh María, Rosa Mística, Madre de Jesús y también Madre nuestra! Tú eres nuestra esperanza, nuestra fortaleza y nuestro consuelo. Danos desde el cielo tu maternal bendición en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Rosa Mística, Inmaculada Virgen , Madre de la gracia, en honor de tu Divino Hijo, nos postramos ante Ti, para implorar la misericordia de Dios. No por nuestros méritos, sino por la bondad de tu Corazón maternal, pedimos ayuda y gracias, con la seguridad de ser escuchados.

Rosa Mística, Madre de Jesús, Reina del Santo Rosario y Madre de la Iglesia, Cuerpo Místico de Jesucristo. Te pedimos para el mundo destrozado por las discordias, el don de la unión, de la paz y de todas las gracias que pueden convertir los corazones de tantos hijos tuyos

Rosa Mística, Madre de los apóstoles, haz florecer alrededor de los altares eucarísticos, numerosas vocaciones sacerdotales y religiosas, que con la santidad de su vida y el celo ardiente por las almas, puedan extender el Reino de tu Hijo Jesús por todo el mundo. Derrama, Oh Madre sobre nosotros tus dones celestiales.

Salve, Oh Rosa Mística, Madre de la iglesia, ruega por nosotros.

 

¡Oh Jesús que clavado en la cruz nos dejaste como madre nuestra a tu Madre Santa Virgen; concédenos por su mediación amorosa, la purificación de nuestras almas y la curación milagrosa de nuestro cuerpo aquejado por esta enfermedad

 

7….

Oh, María, llena de gracia, Inmaculada siempre Virgen María, Madre de Cristo y Madre Nuestra, te ofrecemos nuestra humilde y filial voluntad de honrarte y celebrarte siempre, con culto especial que reconoce las maravillas de Dios, obradas en Ti con una devoción particular que exprese nuestros sentimientos más puros, más humanos, más generosos, más personales y que haga resplandecer alto sobre el mundo el ejemplo atrayente de la santidad.

Oh María, te suplicamos nos hagas comprender, desear y poseer la pureza del alma y del cuerpo, en los pensamientos y en las palabras, en el corazón y en el amor, enséñanos el recogimiento y la interioridad, danos la disposición para escuchar la palabra de Dios, enséñanos la necesidad de la oración, que Dios solo ve en lo secreto.

Obtennos este Don, Oh María, la fe siempre plena, fuerte, la fe sincera y viva. Tú, Oh bienaventurada que has creído, confórtanos con tu ejemplo, obtennos este don.

Y después, Oh María, solicítanos a tu ejemplo y tu intercesión la esperanza; También de esperanza

 

8…

Padre mío, Padre nuestro, Padre de todos. Santificada sea tu paz. Ayúdanos a hacer presente tu reino de justicia para que tengamos paz. Una paz no sólo celestial, también terrena, aquí y ahora. Danos hoy nuestra ración de paz de cada día para que la compartamos con quienes no tienen suficiente. Enséñanos a perdonar y a reconciliarnos con nosotros mismos, con los demás y contigo. No nos dejes caer en la tentación de la violencia. Y líbranos del odio. Amén

UNION FAMILIAR :

1….

Oracion a la sagrada Familia

Sagrada Familia de Nazareth: enséñanos el recogimiento, la interioridad; dános la disposición de escuchar las buenas inspiraciones y las palabras de los verdaderos maestros; enséñanos la necesidad del trabajo, de la preparación, del estudio, de la vida interior personal, de la oración, que sólo Dios ve en lo secreto; Enséñanos lo que es la Familia, su comunión de amor, su belleza simple y austera, su carácter sagrado e inviolable. Amén

2……. 

Oración para Vivir en paz en la Familia

Señor, Dios nuestro, tu nos has elegido para ser tus santos y tus predilectos. Revístenos de sentimientos de misericordia, de bondad, de humildad, de dulzura, de paciencia. Ayúdanos a sobrellevar los unos a los otros cuando tenemos algún motivo de queja, lo mismo que tú, Señor, nos has perdonado. Sobre todo, dános esa caridad, que es el vínculo de perfección. que la paz de Cristo brille en nuestros corazones. Esa paz que debe reinar en la unidad de tu cuerpo místico. que todo cuanto hagámos, en palabras o en obras, sean en nombre del Señor Jesús, por quien sean dadas gracias a tí, Dios Padre y Señor nuestro.

Amén.

3…..

Oracion por Nuestra Familia y Parientes

Te suplicamos, Jesús, por todos nuestros parientes y seres queridos y te pedimos estar siempre dispuestos a rogar por ellos. Condúcelos a la luz de la verdad, consérvalos siempre en esa verdad, si por dicha y concédeles el don de la perseverancia. Te pedimos por nuestros parientes, padres y madre; por nuestros hermanos y hermanas, por cada uno de ellos en particular; por nuestros primos y toda nuestra parentela; por nuestros amigos más íntimos; por nuestros maestros y alumnos, por nuestros jefes y patrones, por nuestros servidores y trabajadores; por nuestros socios y compañeros de trabajo; por nuestros vecinos y por nuestros superiores; por todos aquellos que nos quieren bien y por los que no nos quieren; por nuestros enemigos; por nuestros competidores y rivales; por los que nos insultan y calumnian. Te pedimos por ellos, no sólo en esta vida, sino también en su muerte, para que tengan la dicha de morir en gracia de Dios, para que Dios se digne reducir el tiempo de su expiación y admitirlos a su presencia.

Amén.

4…..

Oracion por la Familia (Madre Teresa)

Padre Celestial, nos has dado un modelo de vida en la Sagrada Familia de Nazaret. Ayúdanos, Padre amado, a hacer de nuestra familia otro Nazaret, donde reine el amor, la paz y la alegría.

Que sea profundamente contemplativa, intensamente eucarística y vibrante con alegría. Ayúdanos a permanecer unidos por la oración en familia en los momentos de gozo y de dolor. Enséñanos a ver a Jesucristo en los miembros de nuestra familia especialmente en los momentos de angustia.

Haz que el corazón de Jesús Eucaristía haga nuestros corazones mansos y humildes como el suyo y ayúdanos a sobrellevar las obligaciones familiares de una manera santa. Haz que nos amemos más y más unos a otros cada dia como Dios nos ama a cada uno de nosotros y a perdónanos os mutuamente nuestras faltas como todos perdonas nuestros pecados.

Ayúdanos, oh Padre amado, a recibir todo lo que nos das y a dar todo lo que quieres recibir con una gran sonrisa. Inmaculado Corazón de María, causa de nuestra alegría, ruega por nosotros. Santos ángel es de la Guarda permaneced a nuestro lado, guiadnos y protegednos.

Amén. 

5……

Oracion por las Familias

Oh Sagrada Familia de Nazaret, a vosotros acudo para implorar por las familias. Vosotros, que sois el modelo y ejemplo de lo que debe ser una familia; iluminad a todos vuestros hijos para que siempre se vean reflejados en vosotros y sigan vuestros pasos. Que oren en todo tiempo y lugar para recibir la luz que viene de lo alto y la fortaleza que nos da Dios nuestro Padre. Que seáis el centro de sus vidas. Que las familias consagren sus corazones, todo su ser al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, que consagren a sus hijos y que no falte en ellas el respeto, el amor, y la mutua comprensión. Os pido que cada miembro se ame el uno al otro como vosotros lo amáis. Que den el testimonio de una verdadera familia cristiana. Sagrada Familia de Nazaret, llegue a vosotros esta súplica en este tiempo tan importante y decisivo para la humanidad, que todas las familias puedan llegar a ser esa imagen y semejanza de la Sagrada Familia de Nazaret. Que no les falte el Pan de la Palabra ni el Pan de la Eucaristía. Que invoquen al cielo sabiendo que serán escuchados. Por ultimo, derramad una copiosa bendición para que no busquen ni atraviesen caminos que no sean los vuestros y que llevan a la perdición, y que al final después de haber cumplido la misión en la tierra, como familia cristiana puedan reunirse todos juntos en la eternidad.

Amén.

6…….

Oh Dios, de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra, Padre, que eres Amor y Vida, haz que en cada familia humana sobre la tierra se convierta, por medio de tu Hijo, Jesucristo, “nacido de Mujer”, y del Espíritu Santo, fuente de caridad divina, en verdadero santuario de la vida y del amor para las generaciones porque siempre se renuevan.

Haz que tu gracia guíe a los pensamientos y las obras de los esposos hacia el bien de sus familias y de todas las familias del mundo.

Haz que las jóvenes generaciones encuentren en la familia un fuerte apoyo para su humanidad y su crecimiento en la verdad y en el amor.

Haz que el amor, corroborado por la gracia del sacramento del matrimonio, se demuestre más fuerte que cualquier debilidad y cualquier crisis, por las que a veces pasan nuestras familias.

Haz finalmente, te lo pedimos por intercesión de la Sagrada Familia de Nazaret, que la Iglesia en todas las naciones de la tierra pueda cumplir fructíferamente su misión en la familia y por medio de la familia. Tú, que eres la Vida, la Verdad y El Amor, en la unidad del Hijo y del Espíritu santo.

ESPIRITUAL :

1….

Si no busco el poder,  ningún poderoso podrá hacerme daño. Si no ambiciono riquezas, jamás me sentiré amenazado por la miseria. Si no corro tras los honores, convertiré toda humillación en humildad. Si no me comparo con nadie, seré feliz con lo bueno que hay en mí mismo. Si no me dejo invadir por la prisa, encontraré tiempo para todo lo necesario. Si no soy esclavo de la eficacia, daré el fruto que los demás esperan de mí. Si no me enredo en la competitividad, entraré en comunión con lo bueno que hay en todo. Si vivo a fondo el momento presente, seré dueño absoluto del pasado y del futuro. Si acepto el fracaso en mi vida, habré librado mi vida de toda frustración. Si vivo para el amor, el amor estará siempre vivo en mí.

 

2…..

ORACIÓN A SAN PEDRO

Príncipe de los Apóstoles y de la Iglesia Católica:

por aquella obediencia con que a la primera voz

dejaste cuanto tenías en el mundo para seguir a Cristo;por aquella fe con que creíste y confesaste por Hijo de Dios a tu Maestro;por aquella humildad con que, viéndole a tus pies, rehusaste que te los lavase;por aquellas lágrimas con que amargamente lloraste tus negaciones; por aquella vigilancia con que cuidaste como pastor universal del rebaño que se te había encomendado; finalmente, por aquella imponderable fortaleza con que diste por tu Redentor la vida crucificado, te suplico, Apóstol glorioso, por tu actual sucesor el Vicario de Cristo. Alcánzame que imite del Señor esas virtudes tuyas con la victoria de todas mis pasiones; y concédeme especialmente el don del arrepentimiento para que, purificado de toda culpa, goce de tu amable compañía en la gloria. Amén.

3….

ORACIÓN POR LOS ANTEPASADOS

Padre Dios, en nombre de Jesús, te pido que por los méritos y virtudes de Sus Santas Llagas, sean lavados por Su Sangre todos los efectos, causas, consecuencias y atributos de las faltas de mis antepasados que no fueron reparadas y que todavía pesan sobre mi en forma de debilidades o tendencias hacia esos mismos errores y pecados. Te pido perdón en su nombre por haberse burlado o renegado de los sacramentos de la Santa Iglesia, siendo bautizados, o por insultos y negaciones hechos a Tu Santa Trinidad, te pido perdón por toda infidelidad y desconfianza hacia ti. Pido perdón en su nombre por los daños que mis antepasados causaron a la familia, al matrimonio, a la sociedad, a Tu creación.

En nombre de Jesús, te ruego que Tu amor repare las injusticias que cometieron en contra de todas las personas, instituciones, pueblos o naciones y en sus descendientes.

Que por intercesión de la Inmaculada Concepción de María nos concedas la sanación a partir del instante de nuestra concepción, la de mis antepasados y la de mi descendencia.

Que Tu Espíritu Santo me inspire todos los días de mi vida para hacer obras de caridad y servicio.

Pido que Tu Misericordia alcance a los que ya han muerto, para que descansen en paz junto a ti y para los que aún vivan, tu Espíritu Santo los convenza de sus errores dándoles la gracia del arrepentimiento.

4….

 ¡Oh dulcísimo Jesús, cuyo inmenso amor a los hombres no ha recibido en pago, de los ingratos, más que olvido, negligencia y menosprecio! Vednos postrados ante vuestro altar, para reparar, con especiales homenajes de honor, la frialdad indigna de los hombres y las injurias con que, en todas partes, hieren vuestro amantísimo Corazón.

Mas recordando que también nosotros alguna vez nos manchamos con tal indignidad de la cual nos dolemos ahora vivamente, deseamos, ante todo, obtener para nuestras almas vuestra divina misericordia, dispuestos a reparar, con voluntaria expiación, no sólo nuestros propios pecados, sino también los de aquellos que, alejados del camino de la salvación y obstinados en su infidelidad, o no quieren seguiros como a Pastor y Guía, o, conculcando las promesas del Bautismo, han sacudido el suavísimo yugo de vuestra ley.

Nosotros queremos expiar tan abominables pecados, especialmente la inmodestia y la deshonestidad de la vida y de los vestidos, las innumerables asechanzas tendidas contra las almas inocentes, la profanación de los días festivos, las execrables injurias proferidas contra vos y contra vuestros Santos, los insultos dirigidos a vuestro Vicario y al Orden Sacerdotal, las negligencias y horribles sacrilegios con que es profanado el mismo Sacramento del amor y, en fin, los públicos pecados de las naciones que oponen resistencia a los derechos y al magisterio de la Iglesia por vos fundada.

¡Ojalá que nos fuese dado lavar tantos crímenes con nuestra propia sangre! Mas, entretanto, como reparación del honor divino conculcado, uniéndola con la expiación de la Virgen vuestra Madre, de los Santos y de las almas buenas, os ofrecemos la satisfacción que vos mismo ofrecisteis un día sobre la cruz al Eterno Padre y que diariamente se renueva en nuestros altares, prometiendo de todo corazón que, en cuanto nos sea posible y mediante el auxilio de vuestra gracia, repararemos los pecados propios y ajenos y la indiferencia de las almas hacia vuestro amor, oponiendo la firmeza en la fe, la inocencia de la vida y la observancia perfecta de la ley evangélica, sobre todo de la caridad, mientras nos esforzamos además por impedir que seáis injuriado y por atraer a cuantos podamos para que vayan en vuestro seguimiento.

¡Oh benignísimo Jesús! Por intercesión de la Santísima Virgen María Reparadora, os suplicamos que recibáis este voluntario acto de reparación; concedednos que seamos fieles a vuestros mandatos y a vuestro servicio hasta la muerte y otorgadnos el don de la perseverancia, con el cual lleguemos felizmente a la gloria, donde, en unión del Padre y del Espíritu Santo, vivís y reináis, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

 5….

ORACIÓN EN HONOR AL INMACULADO CORAZÓN DE MARIA.

. Amabilísimo Corazón de María, que ardéis continuamente en vivas llamas de amor divino; por él os suplico, Madre mía amorosísima, abraséis mi tibio corazón en ese divino fuego en que estáis toda inflamada.

. Purísimo Corazón de María, de quien brota la hermosa azucena de virginal pureza. Por ella os pido, Madre mía inmaculada, purifiquéis mi impuro corazón, infundiendo en él la pureza y castidad.

Afligidísimo Corazón de María, traspasado con la espada de dolor por la pasión y muerte de vuestro querido Hijo Jesús, y por las ofensas que de continuo se hacen a su Divina Majestad; dignaos, Madre mía dolorida, penetrar mi duro corazón con un vivo dolor de mis pecados y con el más amargo sentimiento de los ultrajes e injurias que está recibiendo de los pecadores el Divino Corazón de mi adorable Redentor.

¡Oh dulce Corazón de María, sed la salvación mía!

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Ave Maria Purísima! Sin pecado concebida 

6…..

¡ JESÚS EN TÌ CONFÍO !

Postrado ante tus pies humildemente, vengo a pedirte dulce Jesús mío, poder repetir constantemente: JESÚS MISERICORDIOSO, EN TÍ CONFÍO.

Si la confianza es prueba de ternura, ésta prueba de amor darte yo ansío, aún cuando esté sumido en amargura, JESÚS MISERICORDIOSO, EN TÍ CONFÍO.

En las horas tristes de mi vida, cuando todos me dejen oh, Dios mío! , y el alma esté por penas combatidas, JESÚS MISERICORDIOSO, EN TÍ CONFÍO.

Aunque sienta venir la desconfianza, y aunque todos me miren con desvío, son será confundida mi esperanza: JESÚS MISERICORDIOSO EN TÍ CONFÍO. … Ver más

Si contraje contigo santa alianza y te di todo mi amor y mi albeldrío. ¿Cómo ha de ser frustada mi esperanza? JESÚS MISERICORDIOSO EN TI CONFÍO.

Y siento una confianza de tal suerte que sin temor a nada, Jesús mío, espero repetir hasta la muerte, JESÚS MISERICORDIOSO, EN TI CONFÍO

7…. 

Tengo mil dificultades, ayúdame.De los enemigos del alma, sálvame.

En los desaciertos, ilumíname. En mis dudas y penas, confórtame.

En mis soledades, acompáñame En mis enfermedades, fortaléceme.

Cuando me desprecien, anímame.En las tentaciones, defiéndeme.

En las horas difíciles: Consuélame. Con tu corazón maternal: ámame.

Con tu inmenso poder: protégeme. Y en tus brazos el expirar: recíbeme.

Amén. 

8….

ORACIÓN AL SEÑOR DE LA DIVINA MISERICORDIA

“JESÚS YO CONFIÓ EN TI” En el mar de Tu misericordia infinita … me sumerjo

te encomiendo a cada uno de mis seres amados y a la humanidad entera, a la humanidad sufriente, a la que está más apartada de Ti y más necesitada de Tu abrazo.

Danos vida, líbranos de nuestras tendencias de muerte purifícanos, ilumínanos,

condúcenos hacia Ti y cólmanos de Tu amor y Tu perdón.

Concédenos ser apóstoles de Tu misericordia, instrumentos Tuyos, comunicadores de Buena Nueva para saber vivir y edificar Tu Reino desde el cimiento amoroso de Tu Sagrado Corazón “JESÚS YO CONFIÓ EN TI”

TRABAJO :

1…

Oración para pedir trabajo.
Madre y Auxilio nuestro,
míranos aquí con los brazos cruzados
Por falta de trabajo.
El trabajo humano es una participación
en la obra de Dios y quien trabaja dignamente
sirve a sus hermanos y contribuye de modo personal
a que se cumplan los designios de Dios en la historia.
Hoy, por algunas leyes injustas,
por la avaricia de unos pocos,
por la miopía de egoísta que no nos deja ver
en los demás a hermanos nuestros;
muchos no tienen lugar en el mundo del trabajo
y se sienten desplazados:
¡ayúdanos a no desesperar!
Ilumina a los dueños del capital,
para que creen nuevas fuentes de trabajo;
auxilia a los gobernantes, para que descubran
los medios para socorrer a los que menos tienen.
Procura que quienes trabajan sean honestos.
Abre nuestros ojos para que descubramos
que es más importante ser que tener
y que hay más alegría en dar que en recibir.
Y, cuando nuestros ojos se cierren para siempre,
concédenos poder presentarnos ante nuestro Padre,
con el corazón lleno de los rostros
de las personas a quienes hemos auxiliado
y el de los que nos ayudaron en nuestra aflicción.
Amén.

2…

ORACIÓN A LA DIVINA PROVIDENCIA
¡Oh divina Providencia!
¡Concédeme tu clemencia
y tu infinita bondad!
Arrodillada a tus plantas a ti caridad portento.
…Te pido para los míos casa, vestido y sustento.
Concédeles la salud, llévalos por buen camino.
Que sea siempre la virtud la que los guíe en su destino.
Tú eres toda mi esperanza.
Tú eres el consuelo mío.
En la que mi mente alcanza, en ti creo, en ti espero, y en ti confío.
Tu divina Providencia se extiende a cada momento.
Para que nunca nos falte: casa, vestido y sustento. Amen.

 

3…

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LA DIVINA PROVIDENCIA.

Oh, Madre Poderosísima de Dios y Madre amorosísima nuestra, con todo el afecto y fervor de nuestras almas,
te rogamos que nos concedas, no sólo a nosotros, sino también a nuestros parientes y amigos,
y a los habitantes de toda la Isla, la gracia de cifrar en Ti nuestra esperanza y de agradarte
con una constante y fervorosa devoción.

Dígnate conservar y aumentar el amor que te profesa Puerto Rico
y que echen cada día en nuestro suelo raíces más profundas la moral, la piedad y la Religión Católica.
Derrama tus luces soberanas sobre nuestros gobernantes para que, con acertadas leyes y disposiciones saludables, promuevan nuestro bien temporal y eterno.

Haz que te seamos fieles hasta la muerte, a fin de que, después de haberte amado, venerado, invocado e imitado en la presente vida, te amemos, veneremos, ensalcemos e imitemos en la gloria
por eternidad de eternidades.

Amén.

4…

ORACIÓN PARA PEDIR POR UN EMPLEO

 

¡Jesús, ábreme una puerta!

 

Oración para obtener un empleo

Señor, atiende este clamor que brota de lo más íntimo de mi corazón, ¡ábreme una puerta!… Sólo Tú sabes y conoces, Jesús, los momentos de dificultades por los que yo [diga su nombre] y toda mi familia, estamos pasando a causa del desempleo.

Tú sabes también, Señor, con cuánta fe y esperanza me aproximo a Ti para pedir que abras mi mente, abriéndome una puerta y preparándome un empleo, para que, de ser pasible, a través de un trabajo digno pueda brindarle a mi familia “el pan nuestro de cada día”.

“Porque Tú eres, Señor, mi única esperanza…” (Sal. 70, 5). Te pido que me concedas todo el ánimo, confianza, valor y fortaleza, para salir de mi casa en busca de este trabajo, con la certeza de que Tus manos extendidas a mi favor me abrirán las puertas, preparando a mi entrada un empleo según Tu voluntad.

Confiado enteramente en Tu Palabra que dice: “Tocad y se os abrirá…” (Lc. 11, 9), te agradezco de todo corazón, porque creo que “Para Dios nada es imposible” (Lc. 1, 37).

“Jesús misericordioso, ábreme una puerta y concédeme esta gracia”

5….

ORACIÓN A SAN JUDAS TADEO PARA CONSEGUIR EMPLEO

Gracias, Padre Amado porque ya Tu tienes para mi el empleo perfecto. Ahora mismo Tu me guías hacia el. Nada ni nadie puede evitar que yo sea guiado hacia el, porque Tu Divina Inspiración me dirige hacia mi mayor bien. Gracias, Padre porque en Tu gran agencia de empleos, mi solicitud es atendida y nunca puesta en los archivos del olvido. El mundo esta lleno de empleos para terminarse y otros para ser empezados. Ellos necesitan de mis talentos y habilidades que ahora ofrezco con amor. Dios no conoce de favoritismos ni de “Padrinos Políticos”, por lo tanto El me proporciona el puesto que en justa Ley y equidad me corresponde, por mi preparación y el deseo de servir. Yo doy gracias a Dios ahora mismo por mi sitio de empleo perfecto. Escucho la voz del Señor que me dice: “Tus puertas estarán abiertas; no se cerraran ni de día, ni de noche”. La inteligencia Divina me guía a mi empleo perfecto en el momento propicio por los senderos. La sustancia eterna del Espíritu es mi aprobación cotidiana y todas mis necesidades son cubiertas, ahora y siempre. Padre, Tu pones en mi boca las palabras adecuadas durante mi entrevista para el empleo en el día de hoy. Me dirijo a esta entrevista confiado y en perfecto balance, ya que voy a ofrecer mis sevicios, no a solicitar un favor. Tengo fe en mi preparación, en mis talentos y en mis habilidades, no solo para aprobar cualquier examen que tenga que tomar, sino para desempeñar el puesto que Tu Oh Padre, tienes en proyecto para mi. “…Y antes que exclamen, responderé yo”. Nos promete el Señor..

6…

ORACIÓN A SAN JUDAS PARA CONSEGUIR TRABAJO San Judas Tadeo”, Intercesor en todo problema difícil, consigueme un trabajo en el que me realice humanamente y que a mi familia no le falte lo suficiente en ningún aspecto de la vida. Que lo conserve a pesar de las circunstancias y personas adversas. Que en él progrese mejorando siempre mi calidad y gozando de salud y fuerzas. Que día a día trate de ser útil a cuantos me rodean. Asocio tu intercesión a la Sagrada Familia de la cual eres pariente y promento difundir tu devoción como expresión de mi gratitud a tus favores. Amén.

 

SANACION Y LIBERACION :

1…..

ORACIÓN DE SANACIÓN INTERIOR

 

Señor Jesús, Tú has venido a curar los corazones heridos y atribulados, te ruego que ures los traumas que provocan turbaciones en mi corazón; te ruego, en especial que cures aquellos que son causa de pecado. Te pido que entres en mi vida, que me cures de los traumas psíquicos que me han afectado en tierna edad y de aquellas heridas que me los han provocado a lo largo de toda la vida.

Señor Jesús, Tú conoces mis problemas, los pongo todos en Tu corazón de Buen Pastor.

Te ruego, en virtud de aquella gran llaga abierta en Tu Corazón, que cures las pequeñas heridas que hay en el mío. Cura las heridas de mis recuerdos, a fin de que nada de cuanto me ha acaecido me haga permanecer en el dolor, en la angustia, en la preocupación. Cura, Señor, Todas esas heridas que, en mi vida, han sido causa de raíces de pecado. Quiero perdonar a todas las personas que me han ofendido,mira esas heridas interiores que me hacen incapaz de perdonar. Tú que has venido a curar los corazones afligidos, cura mi corazón. Cura, Señor Jesús, mis heridas íntimas que son causa de enfermedades físicas. Yo te ofrezco mi corazón, acéptalo, Señor, purifícalo y dame los sentimientos de Tu Corazón Divino. Ayúdame a ser humilde y benigno. Concédeme, Señor, la curación del dolor que me oprime  por la muerte de las personas queridas. Haz que pueda recuperar la paz y la alegría por la certeza de que Tú eres la Resurrección y la Vida. Hazme testigo autentico de Tu Resurrección, de Tu Victoria sobre el pecado y la muerte, de Tu Presencia de Viviente entre nosotros. Amén.

2…

PLEGARIA DE LIBERACION

Oh, Señor, tú eres grande, tú eres Dios, tú eres Padre,

nosotros te rogamos, por la intercesión de María

y con la ayuda de los arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel,

que nuestros hermanos y hermanas

sean liberados del maligno que los ha esclavizado.

Oh, santos, venid todos en nuestra ayuda.

De la angustia, la tristeza y las obsesiones,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

Del odio, la fornicación y la envidia,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De los pensamientos de celos, de rabia y de muerte,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De todo pensamiento de suicidio y de aborto,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De toda forma de sexualidad mala,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De la división de la familia, de toda amistad mala,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De toda forma de maleficio, de hechizo,

de brujería y cualquier mal oculto,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

Oh, Señor, que dijiste “la paz os dejo, mi paz os doy”,

por la intercesión de la Virgen Maria

concédenos ser liberados de toda maldición

y gozar siempre de tu paz.

Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

3…

 

Oración contra todo mal

 

Espíritu del Señor, Espíritu de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Santísima Trinidad, Virgen Inmaculada, ángeles, arcángeles y santos del paraíso descended sobre mí.

Fúndeme, Señor, modélame, lléname de ti, utilízame.

Expulsa de mí todas las fuerzas del mal, aniquílalas, destrúyelas, para que yo pueda estar bien y hacer el bien.

Expulsa de mí los maleficios, las brujerías, la magia negra, las misas negras, los hechizos, las ataduras, las maldiciones y el mal de ojo; la infestación diabólica, la posesión diabólica y la obsesión y perfidia; todo lo que es mal, pecado, envidia, celos y perfidia; la enfermedad física, psíquica, moral, espiritual y diabólica.

Quema todos estos males en el infierno, para que nunca más me toquen a mí ni a ninguna otra criatura en el mundo.

Ordeno y mando con la fuerza de Dios omnipotente, en nombre de Jesucristo Salvador, por intercesión de la Virgen Inmaculada, a todos los espíritus inmundos, a todas las presencias que me molestan, que me abandonen inmediatamente, que me abandonen definitivamente y que se vayan al infierno eterno, encadenados por San Miguel Arcángel, por San Gabriel, por San Rafael, por nuestros ángeles custodios, aplastados bajo el talón de la Virgen Santísima Inmaculada.

 

4….

 

Oración por la curación interior

 

Señor Jesús, tu has venido a curar los corazones heridos y atribulados, te ruego que cures los traumas que provocan turbaciones en mi corazón; te ruego, en especial que cures aquellos que son causa de pecado. Te pido que entres en mi vida, que me cures de los traumas psíquicos que me han afectado en tierna edad y de aquellas heridas que me los han provocado a lo largo de toda la vida. Señor Jesús, tú conoces mis problemas, los pongo todos en tu corazón de Buen Pastor. Te ruego, en virtud de aquella gran llaga abierta en tu corazón, que cures las pequeñas heridas que hay en el mío. Cura las heridas de mis recuerdos, a fin de que nada de cuanto me ha acaecido me haga permanecer en el dolor, en la angustia, en la preocupación. Cura, Señor, todas esas heridas íntimas que son causa de enfermedades físicas. Yo te ofrezco mi corazón, acéptalo, Señor, purifícalo y dame los sentimientos de tu Corazón divino. Ayúdame a ser humilde y benigno.

Concédeme, Señor, la curación del dolor que me oprime por la muerte de las personas queridas. Haz que pueda recuperar la paz y la alegría por la certeza de que tú eres la Resurrección y la Vida. Hazme testigo auténtico de tu Resurrección, de tu victoria sobre el pecado y la muerte, de tu presencia Viviente entre nosotros. ¡Amén!

 

5… 

Plegaria de Liberación 

Oh, Señor, tú eres grande, tú eres Dios, tú eres Padre, nosotros te rogamos, por la intercesión y con la ayuda de los arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel, que nuestros hermanos y hermanas sean liberados del maligno que los ha esclavizado.

Oh, santos, venid todos en nuestra ayuda.

De la angustia, la tristeza y las obsesiones, nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

Del odio, la fornicación y la envidia, nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De los pensamientos de celos, de rabia y de muerte, nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De todo pensamiento de suicidio y de aborto, nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De toda forma de desorden en la sexualidad , nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De la división de la familia, de toda amistad mala: Líbranos, oh Señor.

De toda forma de maleficio, de hechizo, de brujería y de cualquier mal oculto, nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

Oh, Señor, que dijiste “la paz os dejo, mi paz os doy”, por la intercesión de la Virgen María concédenos ser librados de toda maldición y gozar siempre de tu paz. Por Cristo Nuestro Señor. ¡Amén! 

6…..

Querida Madre y Reina:

Vengo a tu Santuario a buscar el silencio que afuera en el mundo lleno de ruidos , no es facil encontrar.

En mi ambiente muchas veces se vive la intranquilidad y en mi familia no siempre se vive la alegría, por eso a veces la vida se me hace dificil.

Hoy junto a Ti, quiero encontrar la paz; quisiera silenciar mi corazón ya que muchas veces no puedo rezar porque mi alma no puede descansar en Ti.Ahora no sé que decirte pues mi corazón está lleno de tantas cosas…deseo renovarme interiormente en tu presencia, aquí ante tu trono, ante tu Hijo vivo y presente en el Sagrario. Con mucha esperanza he venido a tu Santuario, quisiera quedarme aquí espiritualmente para siempre y recibir con el corazón abierto todo lo que tú me tienes preparado.Madre, al mirar tu imagen, descubro que tu me miras como si hubieras estado esperándome.Yo sé que quieres ser mi madre; Cristo tu Hijo te dio esta gran misión desde la cruz cuando dijo a Juan: “He aquí a tu Madre”. Y Tú me aceptas tal cual soy; con todo lo que me preocupa y alegra, con mis deseos y necesidades, con mis talentos y miserias y en tu corazón encuentro hogar, seguridad y paz. Allí me siento cobijado.Madre, escribe mi nombre en tu corazón y no lo borres jamás; desde allí enséñame el arte de descubrir el amor Misericordioso del Padre en todas las circunstancias de mi vida. Edúcame para que siempre pueda dar un sí dispuesto a la voluntad de Dios. Transforma mi pequeño corazón, dame la fortaleza en el dolor, paciencia y valor en las adversidades de la vida y dame la gracia que me impulse a colaborar en la construcción del Reino de Dios en mi ambiente.Por eso hoy me entrego a Ti: Oh Señora mía. Oh Madre mía, yo me ofrezco todo a Ti y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día: mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, en una palabra todo mi ser; ya que soy todo tuyo oh Madre de bondad, guárdame, defiéndeme y utilízame como instrumento y posesión tuya.

Amén.

7….

San Francisco de Asís

Senor haz de mi un instrumento de tu paz. Que alli donde hayas odio ponga yo amor

Alli donde haya discordia que yo ponga la union Alli donde haya error que yo ponga la verdad Alli donde haya duda que yo ponga la fe Alli donde haya desesperacion que yo ponga la esperanza Alli donde haya tinieblas que yo ponga la luz  Alli donde haya tristeza que yo ponga alegria.

Que no me empeñe tanto en ser consolado como en consolar en ser comprendido como en comprender en ser amado como en amar. Porque dando se recibe, olvidando se encuentra, perdonando se es perdonado, muriendo se resucita a la vida eterna .Amen.

 

8..

UNA SONRISA

Una sonrisa en los labios alegra nuestro corazón, conserva nuestro buen humor,
guarda nuestra alma en paz, vigoriza la salud, embellece nuestro rostro e inspira buenas obras. Sonriamos a los rostros tristes, tímidos, enfermos, conocidos, familiares y amigos.

Sonriámosle a Dios con la aceptación de todo lo que El nos envié y tendremos el merito de poseer la mirada radiante de su rostro con su amor por toda la eternidad.

Las palabras de Cristo son muy claras, pero debemos entenderlas como una
realidad viviente, tal como El  las propuso. Cuando El habla de hambre, no habla solamente del hambre de pan, sino hambre de amor, hambre de ser comprendido, de ser querido.

El experimentó lo que es ser rechazado porque vino entre los suyos y los suyos no lo quisieron. Y El conoció lo que es estar solo, abandonado, y no tener a nadie suyo.
Esta hambre de hoy, que esta rompiendo vidas en todo el mundo destruyendo
hogares y naciones, habla de no tener hogar, no solamente un cuarto con
techo, pero el anhelo de ser aceptado, de ser tratado con compasión, y que
alguien abra nuestro corazón para recibir al que se sienta abandonado. MADRE TERESA.

ACCION DE GRACIAS :

1..

Oh Bienaventurado Rosario de María,
dulce cadena que nos une a Dios,
vínculo de amor que nos une a los ángeles,
torre de salvación contra los ataques del infierno,
puerto seguro en nuestro naufragio universal,
nunca te abandonaremos. Serás nuestro alivio en la hora de la muerte;
tuyo nuestro último beso mientras que nuestra vida se consume.
Y, la última palabra de nuestros labios será tu dulce nombre,
Oh Reina del Rosario de Pompeya,
Oh queridísima Madre, Oh Refugio de los Pecadores,
Oh Soverana Consoladora de los Afligidos. Seas Tú bendecida en todas partes, hoy y por siempre, en la tierra y en el cielo”.

2..

Madre María ayudame,
Madre, Madre María, hoy necesito de tu abrazo protector,
Madre, Madre María, cúrame este dolor, Madre, Madre María.

Conforta esta alma mía que hoy se postra ante ti,

acongojada, llena de dudas, sin esperanzas, me encuentro hoy,
he caminado malos caminos, he escogido mi cruel destino,
y se encuentra a obscuras mi corazón.

Pero Madre, tu me ofreces un consuelo, Madre, tu conoces este duelo,
Madre, cúbreme con tu manto, arrúllame con tu canto y hazme dormir.

El camino he perdido, a mi Dios he ofendido, me aparte de sus caminos,
el pecado me sedujo y caminé entre su humo, ayúdame Madre por favor,
a pedirle a Dios perdón.

Siento Madre tu perdón, siento Madre tu calor, siento como lavas mis culpas,
me perdonas el error y me llevas al encuentro del Señor,
mi siempre misericordioso Dios.

3…

Si nadie te ama, mi alegría es amarte.

Si lloras, estoy deseando consolarte

Si eres débil, te daré mi fuerza y mi alegría.

Si nadie te necesita, yo te busco.

Si eres inútil, yo no puedo prescindir de ti.

Si estás vacío, mi ternura te colmará.

Si tienes miedo, te llevo en mis brazos.

Si quieres caminar, iré contigo.

Si me llamas, vengo siempre.

Si te pierdes, no duermo hasta encontrarte.

Si estás cansado, soy tu descanso.

Si pecas, soy tu perdón.

Si me hablas, trátame de tú.

Si me pides, soy don para ti.

Si me necesitas, te digo: estoy aquí dentro de ti.

Si te resistes, no quiero que hagas nada a la fuerza.

Si estás a oscuras, soy lámpara para tus pasos.

Si tienes hambre, soy pan de vida para ti.

Si eres infiel, yo soy fiel contigo.

Si quieres hablar, yo te escucho siempre.

Si me miras, verás la verdad en tu corazón.

Si estás en prisión, te voy a visitar y liberar.

Si te marchas, no quiero que guardes las apariencias.

Si piensas que soy tu rival, no quiero quedar por encima de ti.

Si quieres ver mi rostro, mira una flor, una fuente, un niño.

Si estás excluido, yo soy afiliado.

Si todos te olvidan, mis entrañas se estremecen recordándote.

Si no tienes a nadie, me tienes a mi.

Si eres silencio, mi palabra habitará en tu corazón

Señor, rocíame con la lluvia

y estaré purificado , límpiame y mi alma

tendrá la blancura de la nieve.

En tu corazón y misericrdia ,

señor, acuérdate de mí.

Concédeme tu ayuda y oye mi plegaria.

Que mi voz se eleve hacia tí, escúchala y

envíanos desde lo alto de los cielos ,

a tu santo ángel con el fín que cuide ,

favorezca, proteja y defienda a todos

los habitantes de esta casa. Yo te lo pido señor. Así sea.

 

 

4….

Señor, bendíceme

Señor, bendice mis manos
para que sean delicadas y sepan tomar sin jamás aprisionar, dar sin
calcular y tengan la fuerza de bendecir y consolar.

Señor, bendice mis ojos para que sepan ver la necesidad y no olviden
nunca lo que a nadie deslumbra; que vean detrás de la superficie para
que los demás se sientan felices por mi modo de mirarles.

Señor, bendice mis oídos para que sepan oír tu voz y perciban muy
claramente el grito de los afligidos; que sepan quedarse sordos al ruido
inútil y a la palabrería, pero no a las voces que llaman y piden que
las oigan y comprendan, aunque turben mi comodidad.

Señor, bendice mi boca para que dé testimonio de TI y no diga nada que
hiera o destruya; que sólo pronuncie palabras que alivien, que nunca
traicione confidencias y secretos, que consiga despertar sonrisas.

Señor, bendice mi corazón para que sea templo vivo de tu Espíritu y sepa
dar calor y refugio; que sea generoso en perdonar y comprender y
aprenda a compartir dolor y alegría con un gran amor.

Dios mío, que puedas disponer de mí, con todo lo que soy, con todo lo
que tengo.

 

5…..

Señor:
Hoy te pido por todos mis amigos…
Tú sabes cuáles, cuántos y cómo son.
Algunos más antiguos y otros más recientes; …
Algunos alegres y expresivos;
Otros tímidos y callados;
Otros sinceros y bulliciosos…
en fin, todos diferentes,
Todos especiales y muy valiosos.

Te pido que tengan una buena comunicación contigo,
aunque a veces entre nosotros no nos comuniquemos tanto.

Que con sus padres y hermanos y en general su familia,
compartan mucho, aunque a veces sin quererlo
nuestro compartir como amigos no sea tan frecuente.

Que cuando brinden su cariño a otros,
lo hagan con dedicación y lealtad
y obren siempre con sinceridad,
Aunque a veces la gente que encuentren
en su diario vivir no les responda así.

Pero lo que más te pido señor,
es que el día en que nos llames
y nos encontremos todos allí contigo,
sigamos contando los unos con los otros
y podamos decir que… seguimos siendo Buenos Amigos!

 

6…

DULZURA DE LOS ÁNGELES
Dulzura de los ángeles, alegría de los afligidos,
abogada de los cristianos, Virgen madre del Señor, protégeme y sálvame de los sufrimientos eternos.
María, purísimo incensario de oro, que ha contenido a la Trinidad excelsa; en ti se ha complacido el Padre, ha habitado el Hijo, y el Espíritu Santo, que cubriéndote con su sombra, Virgen, te ha hecho madre de Dios. Ten compasión de los niños, de los abuelos, Jesus calma la tempestad, estos malos tiempos , cálmalos Señor .Amén.

Enséñame, oh María Auxiliadora, a ser dulce y bueno en todos los acontecimientos de mi vida; en los desengaños, en el descuido de otros, en la falta de sinceridad de aquellos en quienes creí, en la deslealtad de aquellos en quienes confié.

Ayúdame a olvidarme de mí mismo para pensar en la felicidad de otros; a ocultar mis pequeños sufrimientos de tal modo que sea yo el único que los padezca.
Enséñame a sacar provecho de ellos, a usarlos de tal modo que me suavicen, no me endurezcan ni me amarguen; que me hagan paciente y no irritable; que me hagan amplio en mi clemencia y no estrecho y despótico. Que nadie sea menos bueno, menos sincero, menos amable, menos noble, menos santo por haber sido mi compañero de viaje en el camino hacia la vida eterna. Amén.

7….

Acto de confianza en el Corazón de Jesús

Oh Corazón de Jesús, Dios y Hombre verdadero, delicia de los Santos, refugio de los pecadores y esperanza de los que en Vos confían; Vos nos decís amablemente: Venid a mí; y nos repetís las palabras que dijisteis al paralítico: Confía, hijo mío, tus pecados te son perdonados, y a la mujer enferma: Confía, hija mía, tu fe te ha salvado, y a los Apóstoles: Confiad, yo soy no temáis.

Animado con estas vuestras palabras, acudo a Vos con el corazón lleno de confianza, para deciros sinceramente y de lo más íntimo de mi alma: Corazón de Jesús, en Vos confío.

En mis alegrías y tristezas, Corazón de Jesús, en Vos confío.

En mis prosperidades y adversidades, Corazón de Jesús, en Vos confío.

En mis negocios y empresas, Corazón de Jesús, en Vos confío.

En las necesidades de mi familia, Corazón de Jesús, en Vos confío.

En las tentaciones del demonio, Corazón de Jesús, en Vos confío.

En las instigaciones de mis propias pasiones, Corazón de Jesús, en Vos confío.

En las persecuciones de mis enemigos, Corazón de Jesús, en Vos confío.

En las tribulaciones y calumnias, Corazón de Jesús, en Vos confío.

En mis enfermedades y dolores, Corazón de Jesús, en Vos confío.

En mis defectos y pecados, Corazón de Jesús, en Vos confío.

En la santificación y salvación de mi alma, Corazón de Jesús, en Vos confío.

Siempre y en toda ocasión, Corazón de Jesús, en Vos confío.

En vida y en muerte, Corazón de Jesús, en Vos confío.

En tiempo y eternidad, Corazón de Jesús, en Vos confío.

En vuestro mismo tribunal, Corazón de Jesús, en Vos confío.

8….

MARIA AUXILIO DE LOS CRISTIANOS

¡Oh amabilísima Virgen , Madre de Dios y Madre nuestra!
Llenos de aflicción y con lágrimas fluyendo de los ojos,
acudimos en las horas amargas de la enfermedad
a vuestro maternal corazón,
para pediros que derraméis a manos llenas
el tesoro de vuestras misericordias sobre nosotros.

Indignos somos por nuestros pecados de que nos escuchéis:
pero acordaos, os diré con vuestro siervo San Bernardo,
que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han
acudido a Vos haya sido abandonado de Vos.
Madre tierna! ¡Madre bondadosa! ¡Madre dulcísima!
Ya que Dios obra por vuestra mano curaciones sin cuento,
sanando tantas víctimas del dolor,
guardad también una mirada de bendición para nuestro pobre enfermo…

Alcanzadle de vuestro Divino Hijo Jesucristo la deseada salud,
si ha de ser para mayor gloria de Dios.
Pero mucho más alcanzadnos a todos el perdón de nuestros pecados,
paciencia y resignación en los sufrimientos y sobre todo un amor grande
y eterno a nuestro Dios prisionero por nosotros en los Sagrarios. AméN

Auxilio de los cristianos, rogad por nosotros.
Consuelo de los afligidos, rogad por nosotros.
Salud de los enfermos, rogad por nosotros.

Madre Mía, postrada a tus pies, vengo en este día a pedir que intercedas delante de Dios, por todos mis amigos enfermos, solos, abandonados, por aquellos que no tienen a nadie que los visiten, a los que no pueden valerse por si mismos. Madre, perdón y misericordia por no ser capaz de llegar a ellos para compartir unos segundos de su angustiada vida. Dame Madre, ser refugio para ellos, y llevar tu amor maternal a los sufrientes.

ORACIONES DE CIERRE

1…..

Te lo pido, Jesús, por el poder de tus santas llagas, por tu santa cruz y tu preciosa sangre.
Sáname, Señor. Sana mi cuerpo, sana mi corazón,sana mi alma.
Dame vida y vida en abundancia.
Te lo pido por intercesión de María Santísima, tu madre, la Virgen de los Dolores, la que estaba presente, de pie, cerca de la cruz. La que fue la primera en contemplar tus santas llagas y que nos diste por madre.
Tú nos has revelado que ya has tomado sobre Ti, todas nuestras dolencias y por tus santas llagas hemos sido curados.
Hoy, Señor, te presento en fe todas mis enfermedades y te pido que me sanes completamente.
Te pido por la gloria del Padre del cielo, que también sanes a los enfermos de mi familia y a mis amigos.
Haz que crezcan en la fe, en la esperanza, y que reciban la salud para gloria de tu Nombre

Amén.

 

2……

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

¡Corazón de mi Jesús!, donde residen la calma y el reposo:
Corazón dulcísimo donde todo es mansedumbre y bondad,
puerto seguro del triste náufrago, … Ver más
asilo seguro donde se encuentra verdadera paz,
jardín delicioso de delicado aroma,
fuente pura y cristalina de la gracia,
horno amoroso de encendidas llamas,
aquí está esta pobre ovejilla,
esta miserable pecadora
que no tiene a otro a quien acudir sino a Ti,
aquí la tienes postrada a tus divinas plantas
llamando a la puerta de tu Corazón para que les abras
y derrames sobre su cabeza esas raudales de gracia y de amor.
Abre, Señor, ese Sagrario santo porque la vida sin Ti, no es vida.
¡Oh vida de la vida mía!
Ábrelo, Señor, y que al cerrar la puerta quede yo allí en las moradas interiores a gozar de las delicias celestiales de tu amor donde todo es consuelo y alegría, donde residen el amor y la ternura.
Allí en la soledad de tu Santuario sagrado podré decirte a solas ¡yo te amo!

 

Gracias, Señor, porque el amor de mis amigos me hace sentir más humano, más comprometido. Mi amistad por ellos es un intercambio de ideas, de palabras, de silencios llenos de vida. Es dejar que tu luz penetre nuestras vidas y bajo esa luz, comprobar gozosamente que juntos buscamos la verdad, que juntos iluminamos nuestras existencias y las de nuestros hermanos. Señor, que cada vez seamos más amigos, que nuestra amistad sea cada vez más fuerte y más hermosa y que cada uno, al reflejarnos en el alma del otro, encontremos el camino de lo eterno. Amén.

3——–

Señor Jesús, que me conozca a mi
y que te conozca a Ti,
Que no desee otra cosa sino a Ti.
Que me odie a mí y te ame a Ti.
Y que todo lo haga siempre por Ti.
Que me humille y que te exalte a Ti.
Que no piense nada más que en Ti.
Que me mortifique, para vivir en Ti.
Y que acepte todo como venido de Ti.
Que renuncie a lo mío y te siga sólo a Ti.
Que siempre escoja seguirte a Ti.
Que huya de mí y me refugie en Ti.
Y que merezca ser protegido por Ti.
Que me tema a mí y tema ofenderte a Ti.
Que sea contado entre los elegidos por Ti.
Que desconfíe de mí
y ponga toda mi confianza en Ti.
Y que obedezca a otros por amor a Ti.
Que a nada dé importancia sino tan sólo a Ti.
Que quiera ser pobre por amor a Ti.
Mírame, para que sólo te ame a Ti.
Llámame, para que sólo te busque a Ti.
Y concédeme la gracia
de gozar para siempre de Ti. Amén

4…

ORACIÓN A DIOS

Dios, dame el día de hoy fe para seguir adelante,

Dame grandeza de espíritu para perdonar

Dame paciencia para comprender y esperar

Dame voluntad para no caer

Dame fuerza para levantarme si caído estoy

Dame amor para dar

Dame lo que necesito y no lo que quiero

Dame elocuencia para decir lo que debo decir

Haz que yo sea el mejor ejemplo para mis hijos

Haz que yo sea el mejor amigo de mis amigos

Haz de mi un instrumento de tu voluntad

Hazme fuerte para recibir los golpes que me da la vida

Déjame saber que es lo que tu quieres de mi

Déjame tu paz para que la comparta con quien no la tenga

Por último, anda conmigo y déjame saber que así es.

Amén.

5…

Padre mío, ahora que las voces se silenciaron y los clamores se apagaron, aquí al pie de la cama mi alma se eleva hasta Tí, para decirte:
Creo en Tí, espero enTí, te amo con todas mis fuerzas,
Gloria a Tí Señor.
Deposito en tus manos,la fatiga y la lucha,
las alegrías y desencantos de este día que quedó atrás.

Si los nervios me traicionaron, si los impulsos egoístas me dominaron,
si dí entrada al rencor o a la tristeza,
¡Perdón,Señor!.

Ten piedad de mí.
Si he sido infiel, si pronuncié palabras vanas,
si me dejé llevar porla impaciencia. Si fuí espina para alguien
¡Perdón, Señor!.

No quiero esta noche entregarme al sueño,
sin sentir sobre mi alma la seguridad de tu misericordia,
tu dulce misericordia, enteramente gratuita, Señor.

Te doy gracias, Padre mío,porque has sido la sombra fresca que me ha cobiJado durante todo este día.
Te doy gracias porque, invisible,cariñoso, envolvente,me has cuidado a lo largo de estas horas.

Señor, a mi alderredor ya todo es silencio y calma.
Envía el angel de la paz a esta casa.
Relaja mis nervios sosiega mi espíritu, suelta mis tensiones,
inunda mi ser desilencio y serenidad.
Vela sobre mí, Padre querido,mientras me entrego
confiado al sueño, como un niño que duerme feliz entre tus brazos.
En tu nombre Señor, desacansaré tranquilo.
Amén!

6……

SALMO 91 (90)

ORACIÓN DE PROTECCION

 

Oración del creyente que repite su certeza: Dios protege al que confía en él. “A mis ovejas les doy la vida eterna; nadie las arrancará de la mano de mi padre”

Tú que habitas al amparo del Altísimo,

a la sombra del Todopoderoso,

dile al Señor: mi amparo, mi refugio

en ti, mi Dios, yo pongo mi confianza.

El te libra del lazo

del cazador que busca destruirte;

te cubre con sus alas

y será su plumaje tu refugio.

No temerás los miedos de la noche

ni la flecha disparada de día,

ni la peste que avanza en las tinieblas

ni la plaga que azota a pleno sol.

Aunque caigan mil hombres a tu lado

y diez mil a tu diestra,

tú permaneces fuera de peligro;

su lealtad te escuda y te protege.

Basta que tengas tus ojos abiertos

y verás el castigo del impío

tú que dices: “Mi amparo es el Señor”

y que haces del Altísimo tu asilo,

No podrá la desgracia dominarte

ni la plaga acercarse a tu morada,

pues ha dado a sus ángeles la orden

de protegerte en todos tus caminos.

 

En sus manos te habrán de sostener

para que no tropiece

tu pie en alguna piedra;

andarás sobre víboras y leones

y pisarás cachorros y dragones.

“Pues a mí se acogió, lo libraré,

lo protegeré, pues mi Nombre conoció.

Me llamará, yo le responderé

y estaré con él en la desgracia.

Lo salvaré y lo enalteceré.

Lo saciaré de días numerosos

Y haré que pueda ver mi salvación”.

 

 

7…

Bendíceme,  Dios de bondad, y bendice todo cuanto hoy tome en mis manos.

Bendice mi trabajo, para que, correctamente hecho, se convierta también

en bendición para otros.

Bendice mis pensamientos, para que piense bien de los demás.

Bendice mis palabras, para que despierten vida en ellos.

 

Bendice mi vida, para que con ella haga realidad continuamente

la imagen única que tú te has hecho de mí.

Bendíceme para que yo, con todo cuanto soy,pueda convertirme en fuente de bendición

para las personas con las que me encuentro.Concédeme creer que todas ellas

son bendecidas por ti.Entonces las veré con otros ojos y reconoceré la bendición

que sale a mi encuentro en cada persona.

Bendice a todas las personas que llevo en mi corazón, Dios bueno y misericordioso,

Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén –

8…

 

QUEDATE SEÑOR, CONMIGO

Quédate, Señor, conmigo, porque ten necesito ver presente para no olvidarte, pues ya sabes con cuenta frecuencia te abandono.

Quédate, Señor, conmigo, porque soy muy débil y necesito de tus alientos y de tu fortaleza para no caer tantas veces.

Quédate, Señor, conmigo, porque Tú eres mi vida y sin Ti con frecuencia decaigo en el fervor.

Quédate, Señor, conmigo, porque Tú eres mi luz y sin Ti estoy en tinieblas.

Quédate, Señor, conmigo, para que oiga tu voz y la siga.

Quédate, Señor, conmigo, para demostrarme todas tus voluntades.

Quédate, Señor, conmigo, porque deseo amarte mucho y vivir siempre en tu compañía.

Quédate, Señor, conmigo, porque todo mi ser te está consagrado y Tú me perteneces.

Quédate, Señor, conmigo, y haz de mi corazón una celda de amor de la cual nunca te alejes.

Quédate, Señor, conmigo, si quieres que se te fiel.

Quédate, Señor, conmigo, porque aunque mi alma es muy pobre, deseo que sea para Ti un lugar de consuelo, un huerto cerrado, un nido de amor.

Quédate, Señor, conmigo, y haz que tu amor me inflame tanto que me consuman sus amorosas llamas.

Quédate, Señor, conmigo, porque se hace tarde y declinan las sombras, es decir, se pasa la vida, se acerca la cuenta, la eternidad, y es preciso que redoble mis días, mis esfuerzos, que no me detenga en el camino y por eso te necesito. Se hace tarde y se viene la noche, me amenazan las tinieblas, las obscuridades, las tentaciones, las sequedades, penas, cruces, etc., y Tú me eres preciso, Jesús mío, para alentarme en esta noche de destierro, ¡Cuánta necesidad tengo de Ti!

Quédate, Señor, conmigo, porque en esta noche de la vida y de los peligros, deseo ver tu claridad, muéstrateme y haz que te conozca como tus discípulos en el partir del pan, es decir, que la unión Eucarística sea la luz que aclare mis tinieblas, la fuerza que me sostenga y la única dicha que embriague mi corazón.

Quédate, Señor, conmigo, porque cuando llegue la muerte, quiero estar junto a Ti y si no realmente por medio de la Sagrada Comunión al menos quiero tener mi alma unida a Ti por la gracia y por un abrasado amor.

Quédate, Señor, conmigo, no te pido sentir tu adorable presencia y tus regalos divinos que no los merezco, pero tu residencia en mi por la gracia ¡oh, sí que te la pido!

Quédate, Señor, conmigo, pues a Ti sólo te busco, tu amor, tu intimidad, tu Corazón, tu espíritu y tu gracia. Te busco por Ti mismo porque te amo; y no te pido más recompensa que amarte con solidez, prácticamente, amarte únicamente, amarte cuento puedo, amarte con todo mi corazón en la tierra para seguir amándote con perfección por toda la eternidad. AMEN

 

9…

Jesùs, josè y marìa… Asistidme en mi ùltima agonìa…
Jesùs, josè y marìa…que … En paz descanse el alma mìa __amèn_

Te amamos Padre Eterno y te damos gracias por todas las bendiciones que día a día recibimos de tus manos, gracias por este día que finaliza, por las cosas que pudimos hacer y te pedimos perdón por aquellas que dejamos de hacer.

Te damos gracias por aquellos a quienes les regalamos una sonrisa, y te pedimos perdón por aquellos hermanos que no recibieron de nosotros lo que esperaban.
Te damos gracias por el pan que pudimos comer y te pedimos perdón por el pan que desperdiciamos cuando a tantos les hace falta.
Te damos gracias por nuestra salud, poca o mucha y te pedimos perdón por aquellas cosas que hicimos y que no ayudan a nuestro cuerpo a estar limpio y puro para ti.
Te damos gracias por la vida, que nos has regalado en este día y te pedimos perdón por tantas vidas que fueron mutiladas, por tantas voces silenciadas.
Te damos gracias por tantos maestros tuyos que en el mundo llevan a otros TU PALABRA, y te pedimos perdón y misericordia por aquellos que no respondieron con fidelidad a tu llamada.
Por úlitmo amado padre te damos gracias por que eres nuestro padre, y de sobra nos demuestras día a día ¡CUÁNTO NOS AMAS!
AMÉN

ORACIÓN POR LOS SECUESTRADOS

Oh Santísima Virgen Rosa Mística! abogada de los desaparecidos y secuestrados.
Te encomendamos a los que sufren el yugo del cautiverio, confórtalos en sus horas de desolación. Dales valor, ablanda el corazón de los captores.
María Rosa Mística, intercede ante Tu Divino Hijo por ellos y sé su refugio, esperanza y victoria.
Santos ejércitos de Dios, Ángeles y Arcángeles! Volad en su ayuda y traedlos sanos y salvos a sus hogares.
AMEN.

11…

Oh Rosario bendito de María,
dulce Cadena que nos une con Dios,
vínculo de amor que nos une a los Ángeles,
Torre de salvación contra los asaltos del infierno,
Puerto seguro en el común naufragio,
no te dejaremos jamás.
Tú serás nuestro consuelo en la hora de la agonía.
Para Ti el último beso de la vida que se apaga.
Y el último susurro de nuestros labios será tu suave nombre,
oh Reina del Santo Rosario, oh Madre nuestra querida,
oh Refugio de los pecadores, oh Soberana consoladora de los tristes.
Que seas bendita por doquier, hoy y siempre, en la tierra y en el Cielo.
Amén.