ROSARIO MISIONERO 3

Buenas Tardes Familia del Santo Rosario, Red mundial cristiana de oración, Grupos adheridos, Rosario Viviente Universal Santa Filomena y casas Misioneras

Queridos hermanos, que la paz del señor sea con todos nosotros.

Amén

Damos inicio al Santo Rosario.

Nos hacemos la señal de la cruz y nos ponemos en la presencia del señor, Rezamos el Pésame y el Credo.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén 

VEN ESPIRITU SANTO 

Ven Espíritu Santo ven, ven por medio de la dulce y poderosa intercesión del corazón inmaculado de María tu amadísima esposa. 

“La vocación universal a la santidad está estrechamente unida a la vocación universal a la misión. Todo fiel está llamado a la santidad y a la misión. (Encíclica Redemptoris Missio). Por el Bautismo todos nosotros cristianos somos Misioneros. En este Rosario misionero somos llamados a vivir concretamente el compromiso apostólico- misionero que brota de nuestro bautismo.

El  “Rosario misionero” es una manera concreta para cumplir con ese deber. Lo ha pensado y organizado, a mediados del siglo XX, un obispo norteamericano, Monseñor Fulton J. Sheen, con el fin de sugerir y brindar un medio muy práctico de orar por las misiones y misioneros (orando somos misioneros pues es un medio de evangelizar).

Ser católico es ser miembro de la iglesia universal. Como católicos no podemos olvidar la solidaridad con todo el cuerpo. Es por eso que oramos por las misiones y una forma de hacerlo es con el rosario misionero.

Es una oración mariana universal y misionera, que consiste en rezar los cinco misterios de cada día teniendo presentes los cinco continentes, pensando en la situación concreta de cada continente desde el punto de vista de la evangelización y de la presencia cristiana. Orando por los misioneros y misioneras, agentes pastorales, y por todos los que aún no conocen la Buena Nueva de la salvación, para que se abran a la luz del Evangelio.

Es una forma de oración que toma como base al Rosario tradicional, en la cual, por intercesión de María, se pide al Padre por las intenciones y necesidades de todo el mundo.

DAREMOS INICIO HACIENDO LA SEÑAL DE LA CRUZ

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos,  líbranos Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

SÍMBOLO DE LOS APÓSTOLES

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

ACTO DE CONTRICIÓN

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser vos quien sois, bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén

ORACION PARA LAS MISIONES

Oh Dios, que admites a los hombres al incomparable honor de asociarlos a Cristo en la obra de la salvación de las almas, dígnate, te suplicamos, multiplicar entre nosotros las vocaciones y las almas verdaderamente apostólicas. Ensancha tu mirada y dilata nuestros corazones, para que por encima de intereses y ambiciones terrenas, aspiremos a triunfos superiores a los de la fuerza, para contribuir todos de esta manera, según nuestros medios, a la extensión del Reino de Jesucristo. Amén.

“La mies es mucha, pero los obreros pocos. Rueguen, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies” (Mt. 9, 37-38)

1 PADRE NUESTRO 

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Amén

3 AVEMARÍA

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

GLORIA

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. como era en un principio ahora y siempre

por los siglos de los siglos Amen..

MISTERIOS GLORIOSOS

Miércoles y Domingos

PRIMER MISTERIO

j190Cristo resucitado

En el primer misterio glorioso contemplamos la resurrección de Jesús.

“El Ángel se dirigió a las mujeres y les dijo: Vosotras no temáis, pues sé que buscáis a Jesús, el Crucificado; no está aquí, ha resucitado, como lo había dicho. Venid, ved el lugar donde estaba. Y ahora id enseguida a decir a sus discípulos: ha resucitado de entre los muertos e irá delante de vosotros a Galilea; allí lo veréis” (Mt 28,5-7).

La vida de Jesús y su obra redentora no se acaban con la tragedia del Calvario ni en la oscuridad y el silencio del sepulcro. Al tercer día Jesús resucita, como lo había anunciado. Con su resurrección empieza para la humanidad redimida una historia nueva..

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE AFRICANO

En este misterio pidamos para el pueblo africano, que vive situaciones de muerte día a día, en la miseria, el hambre y  en las continuas guerras entre las distintas etnias, experimente la resurrección de Jesucristo, y resucite también con El a la vida de hijos de Dios.

Fueron mujeres como tu, las primeras en conocer la feliz noticia de la Resurrección. Fue a una de ellas a la primera que se le encomendó la misión de ir a comunicarlo a los discípulos. Ayuda a la Iglesia que peregrina en ÁFRICA, para que reconozca el papel protagónico de la mujer.

En esta decena rezamos por la iglesia de África, para que una vez evangelizada, se convierta en evangelizadora.

En este misterio pidamos para que la Santísima Virgen María, transforme también a los africanos en mensajeros del Evangelio, para la venida del Reino de Jesús en todo el mundo.

PADRENUESTRO  Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA  Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.  Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

GLORIA: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo; Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

JACULATORIA:  
María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia, En la vida y en la muerte ¡ampáranos gran Señora!  ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por AFRICA!

SEGUNDO MISTERIO

ascension 2

En el segundo misterio glorioso contemplamos el mandato misionero de Jesús a los Apóstoles y la ascensión al cielo del Señor.

En el segundo misterio glorioso contemplamos el mandato misionero de Jesús a los Apóstoles y la ascensión al cielo del Señor:

“Estando sus discípulos reunidos, Jesús les dijo: Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará… Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios.

Ellos salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que le acompañaban” (Mc 16,15.19-20).

Jesús ha terminado su misión sobre la tierra. Ahora les toca a sus discípulos continuar y completar la obra de la salvación. Y es obedeciendo a este mandato del Señor que los misioneros llegaron a nuestro continente a traernos la riqueza de la fe cristiana.

La Santísima Virgen de Guadalupe con cariño maternal muestra a Juan Diego sus posibilidades, sus cualidades, le hace recuperar su dignidad y su valor, y le hace aceptar como propio un papel que ha de cumplir con esmero, ser su embajador: «Ve allá al palacio del obispo de México, y le dirás que yo te envío como mi mensajero».

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE AMERICANO

En este misterio pidamos por la intercesión de María, que el señor llame a muchos jóvenes de nuestro continente americano y los envíe por el mundo entero a anunciar la Buena Nueva.

Madre de Jesucristo y Madre nuestra: el pueblo más sencillo de esta tierra americana viven situaciones que lo tienen postrado, humillado, sin poder levantar la cabeza. Ruega por nosotros ante tu Hijo para que juntos trabajemos por nuestra dignificación, y aspiremos a las cosas de allá arriba, donde el Señor nos espera para hacernos participar de su Gloria.

En esta decena rezamos, por la iglesia en América; el continente de la esperanza; para que seamos como María; Misioneros de Cristo y salgamos a evangelizar a otros continentes.

En este misterio pidamos por la intercesión de María de Guadalupe, y de su mensajero, el santo Juan Diego, que el señor llame a muchos jóvenes de nuestro continente americano y los envíe por el mundo entero a anunciar la Buena Nueva.

PADRENUESTRO  Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA  Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.  Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

GLORIA: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo; Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

JACULATORIA:  
María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia, En la vida y en la muerte ¡ampáranos gran Señora!  ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por AMERICA!

TERCER MISTERIO

3 mist glorioso

En el tercer misterio glorioso contemplamos la venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles en el cenáculo.

“Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar… Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos, quedaron todos llenos del Espíritu Santo…” (Hch 2,1.3-4).

“Después de haber escuchado a Pedro y a los demás apóstoles, los que acogieron su Palabra fueron bautizados. Aquel día se les unieron unas tres mil almas” (Hch 2,41).
Pedro fue el primero quien abrió las puertas del cenáculo para anunciar con valentía a Cristo muerto y resucitado.

Más tarde la fuerza del Espíritu Santo cambió la vida de «Saulo el perseguidor» en la de «Pablo el evangelizador». Y Pedro y Pablo llegaron a Europa para anunciar el Evangelio. Sobre los cimientos de la predicación apostólica y el testimonio de su martirio, la fe cristiana se afianzó y se extendió por todo el continente europeo. Y Europa, antes centro del gran imperio romano, se transformó en centro de irradiación del cristianismo.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE EUROPEO

En este misterio pidamos por la intercesión de la Virgen , una nueva efusión del Espíritu sobre el Papa, los obispos y toda la Iglesia de este continente para que surja «una nueva primavera de vida cristiana», el viejo continente rejuvenezca bajo ese soplo del Espíritu de Pentecostés.

María, tu que acompañaste al Colegio de los Apóstoles en el gozo de Pentecostés, vela por la Iglesia de Europa. Pide a tu Hijo que le envíe constantemente el Don del Espíritu Santo para que siga siendo –como hasta hoy- una Iglesia misionera, rica en vocaciones de hermanos y hermanas que vayan por todo el mundo a comunicar el Evangelio de Jesucristo: camino, verdad y vida para todos.

En esta decena rezamos por la iglesia en Europa; para que se realice la unidad en un solo Señor; una sola fe y un solo bautismo.

PADRENUESTRO  Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA  Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.  Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

GLORIA: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo; Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

JACULATORIA:  
María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia, En la vida y en la muerte ¡ampáranos gran Señora!  ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por EUROPA!

CUARTO MISTERIO

assuncao-de-nossa-senhora

En el cuarto misterio glorioso contemplamos la asunción de la Santísima Virgen a los cielos.

El Concilio Vaticano II afirma: “La Virgen Inmaculada, terminado el curso de su vida terrena, fue asunta a la gloria celestial en cuerpo y alma”.

La Virgen María ha sido la “Nueva Eva” que se puso a lado de su Hijo Redentor, el “Nuevo Adán”, para dar inicio a una nueva humanidad. Era, pues, muy lógico que Jesús se la llevara al cielo en alma y cuerpo para que disfrutara plena y definitivamente de los beneficios de la redención.

La asunción de María al cielo no fue una “despedida” de sus hijos peregrinos en este mundo. Al contrario: Jesús la quiso en el cielo para que desde allí pudiese darse cuenta de las necesidades de todos sus hijos en la tierra y, estando junto a su Hijo-Dios, pudiese interceder por nosotros, como lo hiciera un día en las bodas de Caná.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE OCEANICO

Los misioneros que trabajan en Oceanía, como los que trabajaron y trabajan en otros continentes, saben con certeza que María, la Madre de Jesús y de los cristianos, subió al cielo para poder acompañarlos y socorrerlos mejor en su labor evangelizadora. Pidamos, pues, a ella que afiance el corazón de los misioneros y misioneras con esa confianza total en su maternal protección.  Y pidámosle también para que nuestros hermanos de Oceanía, incluso Ios que habitan en las islas más pequeñas y remotas, puedan experimentar el poder de su intercesión delante de Jesús, para que llegue para todos ellos el día de la redención.

Señora nuestra: tú que participas ya de la Gloria de tu Hijo, intercede por todos tus hijos dispersos en los lugares más remotos de OCEANIA, vela por ellos con tu tierna solicitud de Madre. Que tu ejemplo ilumine a muchos discípulos de tu Hijo para que, dejándolo todo, estemos dispuestos a salir al encuentro de nuestros hermanos, que en aquel mundo lejano, esperan la llegada del Evangelio de Cristo: Buena Nueva que libera y dignifica.

En esta decena, rezamos por Oceanía; para que los habitantes de las islas; ingresen a la iglesia y adquieran el espíritu misionero.

PADRENUESTRO  Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA  Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.  Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

GLORIA: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo; Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

JACULATORIA:  
María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia, En la vida y en la muerte ¡ampáranos gran Señora!  ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por OCEANIA!

QUINTO MISTERIO

5 MISTERIO GLORIOSO

En el quinto misterio Glorioso contemplamos la coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado.

“Apareció en el cielo una señal grandiosa: una mujer, vestida del sol, con la luna bajo los pies y en su cabeza una corona de doce estrellas” (Ap 12,1).

El Vaticano II afirma: “La Virgen inmaculada… fue asunta a la gloria celestial y enaltecida por el Señor como reina del universo, para que se asemejara más plenamente a su Hijo, vencedor del pecado y de la muerte”.

Es hermoso para Jesús contemplar la belleza y la gloria de su madre. Pero es extasiante también para nosotros contemplar la belleza y la gloria de María reina de cielo y tierra, y saber que es también nuestra madre celestial.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE ASIATICO

Pidamos a la Virgen María, reina del cielo y de la tierra, para que consiga con su intercesión que también para nuestros hermanos de Asia llegue el Reino de Dios y que todos ellos formen un día con nosotros el pueblo de la nueva y eterna alianza, sellada nuestro redentor en la sangre del Cordero, Cristo nuestro redentor.

Virgen del Magníficat, tu que proféticamente anunciaste que los pobres serian encumbrados, vela con amor de Madre sobre el Continente Asiático: millones de hermanos y hermanas de aquellas tierras no conocen aún a tu Hijo Jesús. Millones de ellos buscan desde las grandes tradiciones religiosas la Luz de la Verdad, desean encontrarse con el Dios Verdadero; muchos más viven en situaciones de pobreza extrema. Que a ninguno de ellos falte la solidaridad fraterna de los seguidores de Cristo.

En esta última decena rezamos por todos los que viven en Asia; para que todo el continente; donde vive más de la mitad de la humanidad; reciba la santa fe católica.

PADRENUESTRO  Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA  Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.  Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

GLORIA: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo; Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

JACULATORIA: 
María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia, En la vida y en la muerte ¡ampáranos gran Señora!  ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por ASIA!

 

– Oraciones Finales:

images (4)

3 AVEMARÍA  :

1- Bendícenos oh María, hija del Eterno Padre, no permitas que ofendamos a Dios con pensamientos, en tus manos ponemos nuestra fe para que la aumentes.

Dios te salve María, hija de Dios Padre, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita eres  entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

2.  Bendícenos oh María, Madre del Eterno Hijo, no permitas que ofendamos a Dios con palabras, en tus manos ponemos nuestra esperanza para que la alientes.

Dios te salve María, Madre de Dios Hijo, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

3-  Bendícenos oh María, esposa del Espíritu Santo, no permitas que ofendamos a Dios con obras y deseos, en tus manos ponemos nuestra caridad para que la inflames, nuestras almas para que las salves y nuestras necesidades para que las remedies.

Dios te salve María, esposa del Espíritu Santo, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve María, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original.

Bendícenos ahora y siempre, oh María, templo y sagrario de la Agustísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original.

10489842_10204014671348278_2222855229362637589_n

LA SALVE:
Dios te salve Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve, a ti clamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre, oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

3292830_orig

LETANIAS MISIONERAS

Señor ten piedad de nosotros.

Señor ten piedad de nosotros.

Cristo, ten piedad de nosotros.

Cristo ten piedad de nosotros.

Señor ten piedad de nosotros.

Señor ten piedad de nosotros.

Cristo, óyenos.

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

Cristo, escúchanos.

Dios, Padre Celestial, que quieres que todos los hombres se salven…

– Ten piedad de nosotros,

Dios, Hijo Redentor del mundo, que sufriste una muerte de cruz por todos

– Ten piedad de nosotros.

Dios, Espíritu Santo, que atraes a los hombres al conocimiento de la verdad

– Ten piedad de nosotros.

(Respondemos: Ruega por nosotros)

Santa María, Reina de las misiones

San Pedro

San Pablo

San Francisco Javier

Santa Teresita del Niño Jesús

africa

Por ÁFRICA:

(Respondemos: Ruega por África)

San Marcos

San Agustín de Numidia

Venerable Carlos de Foucauld

Santos Mártires de Uganda

Beata Clementina Anuarite

america

Por AMÉRICA:

(Respondemos: Ruega por América)

Santo Hermano Miguel

Santa Mariana de Jesús

San Pedro Claver

San Juan Diego

San Martín de Porres

Santa Rosa de Lima

San Héctor Valdivieso

Beato Ceferino Namuncurá

Santos y beatos del nuevo mundo

europa

Por EUROPA:

(Respondemos: Ruega por Europa):

San Bonifacio de Alemania

San Agustín de Canterbury

San Patricio de Irlanda

San Leandro de Sevilla

Venerable Paulina Jaricot

Santos y beatos del viejo mundo

oceania

Por OCEANÍA:

(Respondemos: Ruega por Oceanía):

Padre Damián de Molokay

San Pedro Chanel

María, Estrella del Mar

Santos y beatos de las innumerables islas

asia

Por ASIA

(Respondemos: Ruega por Asia):

San Andrés

Santo Tomás

San Juan Brito

Santos Mártires de Corea

Santos y beatos Mártires de China y Japón

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo

– Perdónanos Señor.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo

 – Escúchanos Señor.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo

– Ten piedad y Misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo. Amen..

ROSARIO-MISIONERO

ORACIÓN 

Te pedimos, Señor, que nosotros, tus siervos, gocemos siempre de salud de alma y cuerpo; y por la intercesión de Santa María, la Virgen, líbranos de caer en el odio y la hipocresía. Haznos un vínculo de amor al prójimo e imitar tus enseñanzas para llegar a las alegrías del cielo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

ORACIÓN FINAL

Señor, que nos llamas a seguirte como discípulos, vivifica nuestra generosidad, para que  respondamos con amor a tu llamado.

Que cada cristiano, cada Iglesia particular en el mundo entero, viva con radicalidad la misión de evangelizar las gentes que Tú le has confiado. Haz que nuestras comunidades cristianas en América “estén contigo”, vivan el misterio de tu Amor, irradien la Luz de tu perdón y de tu misericordia.

Concédenos ser discípulos verdaderos y fieles para llevar tu Evangelio, tal como lo has entregado a tu Iglesia, a todos los pueblos de la tierra. Danos fortaleza para superar las dificultades que como cristianos y misioneros encontraremos. Sabemos que Tú estás siempre con nosotros y que nos envías incesantemente tu Espíritu Santo.

Haznos obedientes a tu mandato de evangelizar, haz que siempre echemos las redes del Evangelio

llenos de gozo y esperanza, sabiendo que el fruto será abundante, pues depende de Ti.  Suscita vocaciones misioneras en tu Iglesia en América,y en los demas continentes manda sacerdotes, religiosos, religiosas, fieles laicos, familias misioneras, para aquéllos que, dentro y fuera de nuestro Continente, atienden el anuncio de la resurrección de tu Hijo Jesucristo. Te lo pedimos por intercesión  de la Santísima Virgen María, Madre tuya y Madre nuestra.

Con ella te seguimos como discípulos y con ella caminamos hacia todos los pueblos, como discípulos y , como misioneros de tu Palabra. AMEN

“Señor, Tú has querido que tu Iglesia sea sacramento de salvación para todos los hombres, a fin de que la obra redentora de Cristo persevere hasta el final de los tiempos; mueve ahora los corazones de tus fieles y concédenos la gracia de sentir que nos llamas con urgencia a trabajar por la salvación del mundo, para que, de todas las naciones, se forme y desarrolle un solo pueblo, una sola familia, consagrada a tu nombre. Por Cristo nuestro Señor. Amén.”

ORACION POR LAS MISIONES Y LAS VOCACIONES:
Oh Padre, tu quieres que todos los pueblos alcancen la salvación, despierta, pues en todo creyente, un nuevo fervor misionero para que Cristo sea testimoniado y anunciado a los que aun no los conocen, por Intercesión de Daniel Comboni, sostén y alienta a los misioneros en su Obra Evangelizadora y sigue suscitando nuevas vocaciones para las Misiones.
Virgen María, Reina de los Apóstoles, que has ofrecido el Verbo encarnado al mundo, dirige la humanidad del nuevo milenio hacia Aquel que es la Luz Verdadera que ilumina a todo viviente, y has de nosotros unos fervientes colaboradores suyos. Amén.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen

rosmis