Rosario del sagrado corazón de Jesús

red

 

ORACIONES PARA ANTES DEL ROSARIO

Buenas Noches Familia del Santo Rosario, Red mundial cristiana de oración, Grupos adheridos, Rosario Viviente Universal Santa Filomena y casas Misioneras

Queridos hermanos, que la paz del señor sea con todos nosotros.

Amén

Damos inicio al Santo Rosario.

Nos hacemos la señal de la cruz y nos ponemos en la presencia del señor, Rezamos el Pésame y el Credo.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén 

VEN ESPIRITU SANTO 

Ven Espíritu Santo ven, ven por medio de la dulce y poderosa intercesión del corazón inmaculado de María tu amadísima esposa

 Intenciones Generales:

Reparar:

1.- La impiedad y la indiferencia.

2.- La blasfemia.

3.- La profanación de los sacramentos.

4.- El abuso de las gracias.

Rogar:

1.- Por la propagación de la devoción al Sagrado Corazón.

2.-Para alcanzar un conocimiento más íntimo de Nuestro Señor Jesucristo.

3.- Por el Sumo Pontífice y por la Iglesia.

4.- Por el aumento de la Fe, de la Esperanza y de la Caridad.

5.- Para alcanzar una buena muerte.

6.- Por la conversión de los pecadores.

7.- Por los agonizantes.

PETICIONES DE LA PÁGINA Y/O:

Por todas y cada una de las peticiones escritas en Red mundial cristiana de oración, Rosario Viviente Universal Santa Filomena ULRA. Por los que las piden y por los que están en la petición, cubre Señor a todos ellos y concédeles esa petición, si están de acuerdo a tu plan. Amén

SEÑAL DE LA CRUZ

Por la señal dela Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. +En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Nos ponemos en Presencia de Dios y para que la oración llegue al cielo, pedimos humildemente perdón al señor por nuestras faltas.

Te pedimos Espíritu Santo, que nos inundes con tu amor y te hagas presente en nuestros corazones al rezar este hermoso Rosario en reparación al Sagrado Corazón de Jesús.

Amén

SÍMBOLO DE LOS APÓSTOLES

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.

Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna.

Amén

PÉSAME      

Pésame Dios mío y me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido.
Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí;
pero mucho mas me pesa porque pecando ofendí un Dios tan bueno y tan grande como vos;

antes querría haber muerto que haberle ofendido, y propongo firmemente ayudado por tu divina gracia, no pecar mas y evitar las ocasiones próximas de pecado.

Amén

PADRENUESTRO 

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Amén

3 AVEMARÍA

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

GLORIA

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.

Amén

Dulcísimo corazón de Jesús, tuyos somos y tuyos queremos ser, consagramos nuestra persona, nuestra casa,  nuestra familia con todo lo que somos y todo lo que tenemos, reina en nosotros como  en la casa que te pertenece y no permita que sea arrebatado lo que con todo corazón te hemos consagrado, derrama amorosamente sobre nosotros las bendiciones que  has prometido a los que veneran tu sagrada imagen, enriquécenos con la paz de que gozan las familias que son de tu corazón.

Compadecete de los que ingratos  se alejaron de ti ilumina a aquellos que  todavia no conocen la riqueza de tu amor,  atraenos  con la suavidad de  tu gracia, santifica  nuestra casa y familia  para que acabando en paz la carrera en esta vida pasemos alabarte en  la  eterna  mansion de la gloria .  Amen,

Gracias te doy Señor y alabo tu gran poder que con el alma en el cuerpo me has dejado amanecer asi te pido señor me dejes anochecer en gracia y servicio tuyo sin llegarte a ofender, los pasos  que yo anduviere tu me puedes ayudar y si fragil cayere me ayudes a levantar. Levanta mi pensamiento a tu dulce contemplación no por mis merecimientos sino por tu santísima pasion.

El Señor que me redimió hable y responda por mi, aleje los enemigos que viniere contra mi.

 Sagrado Corazón de Jesús en vos confió, en vos espero, y en vos me abandono amen.

Mi amado,  mi dulce amigo, cuatro cosas  hoy  te pido con mucha necesidad.

  • Paciencia para sufrir
  • Fuerza para trabajar
  • Valor para resistir las penas que han de venir  y me han de  mortificar
  • Temperamento sereno para poder resolver las cosas con santa calma y asi tener en el alma perfecta tranquilidad.

Eso tengo que pedirte,oh mi Jesús adorado para adorarte y servirte ..  Amen.

PAZ PARAEL MUNDO

 

Invocación al espíritu santo

Ven, espíritu santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.  Envía tu espíritu y todo será creado y se renovara  la faz de la tierra.

Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del espíritu santo; háznos dóciles a tu espíritu, para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo. Por Jesucristo nuestro señor.  Amén.jesis conmigo

 

Sagrado corazón de Jesús… en ti confio

Confío el pasado a tu misericordia el presente a tu  amor y el  futuro a tu providencia.

Señor, en el silencio de este día que comienza, vengo a pedirte la paz, la prudencia, la fuerza, la sabiduría y la humildad .  Hoy quiero mirar al mundo con ojos llenos de amor, ser paciente, comprensivo, dulce y prudente, ver por encima de las  la apariencia a  tus hijos como  tu mismos los ves y así no ver mas que el bien que hay en ellos.

Cierra mis oídos a toda calumnia guarda mi lengua de toda maldad, cierra mi corazón  y mi imaginación a todo juicio y sospecha que solo los pensamientos caritativos permanezcan en mi espíritu, que sea  tan benévolo y alegre, que todos los que se acerquen a mi sientan tu presencia ..

Sagrado corazón de Jesús revisteme de ti y  que a lo largo de  este día y siempre yo te irradie.  Corazón  de Jesus confió, confiare siempre en tu bondad , por el corazón de tu madre, te pido que no desfallezca nunca esta mi confianza en ti a pesar de todas las contrariedades y pruebas que yo tenga para que siendo mi consuelo en vida, seas mi refugio en la hora de mi muerte y mi gloria por toda  la eternidad… amen

Alma de Cristo, santifícame. Cuerpo de Cristo, sálvame.Sangre de Cristo, vivificame. Agua del costado de Cristo, lávame Pasión de cristo, confórtame.¡ oh mi buen Jesús! Óyeme Dentro de tus llagas, escóndeme No permitas que me separe de ti.A la hora de mi muerte, llámame. Y mándame venir a ti. Para que con tus Ángeles y santos te alabe y te bendiga, Por los siglos de los siglos. Amen..

Sagrado Corazón de Jesús 6

 

Primer  misterio- 

Primer Misterio de dolor: la oración de Jesús en el Huerto.

Dice el Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita María de Alacquoque: “El dolor más grande me fue provocado por las almas que rechazaron el Amor de mi Sagrado Corazón y se condenaron. Quiero que participes de este dolor y de esta amargura”. Le dice también: “Tú, Margarita, vendrás a estar ante mi Sagrario todas las noches del jueves al viernes desde las once a la medianoche, y te haré participe de la mortal tristeza que padecí en el Huerto de Getsemaní, antes de la Pasión”. Pidamos como gracia, ante Jesús Eucaristía, tener los mismos dolores y la misma tristeza de muerte que Él experimentó por nosotros en el Huerto de los Olivos.

La soledad más angustiosa oprime ahí y despedaza el Corazón del Divino Agonizante… Ha segregado con predilección a los tres favorecidos del Tabor, para que le consuelen… pero éstos, vencidos por la fatiga, más fuerte que su amor, duermen… ¡Oh, sí!, duermen, y entre tanto, a unos cuantos pasos su Maestro, abandonado… solo, lucha en las convulsiones de una horrenda agonía… Jesús solo y desamparado, sosteniendo el peso abrumador, mortal, de la congoja que provoca la visión espantable de todos los crímenes de la tierra… ¡Oh, dolor! Si los amigos del Señor duermen, porque flacos en el amor, no así los enemigos, celosos y resueltos en su odio… Esta vez la presa ansiada no escapará de sus manos sacrílegas, y para que esa misma noche el Rey divino caiga prisionero en sus redes, velan animosos, capitaneados y envalentonados por el único apóstol que no duerme… ¡Judas!

Ofrezcámosle como un solemne desagravio por tantos amigos desleales, tibios, apáticos…, por tantos que se dicen amigos, que debieran serlo, pero que en vez de amar, viven de temor y de transacciones de cobardía… Son tantos los mezquinos en el amor y que están lejos, muy lejos de aquella medida de amor con que ellos fueron amados… No nos engañemos; la culpa que más lastima el Corazón del Salvador, es la que parte, como dardo de fuego, de un corazón amigo… ¡Cuán contados son los verdaderos amigos del Señor, los que lo conocen de veras, los que de veras le aman, en pago y en retorno del don gratuito, de la amistad divina que Él les brinda!… A menudo son los hijos de su propia casa los que más le hieren…

Pedimos humildad, almas de amor inflamadas, meditad con atención las promesas regaladas del divino corazón, al que Dios sirve medite si un estado eligió ya Cuantas gracias necesite mi corazón le dará ,haced el mio semejante al vuestro. Dulcísimo Jesús, manso y humilde de Corazón, en quien toda la santísima trinidad depositó tesoros inmensos de celestiales gracias:¡Concédeme un corazón semejante al tuyo! 

Dios mío, te ofrezco todo lo que soy, y todo lo que tengo, por el Corazón Inmaculado de María. Te adoramos, oh Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús; creemos en tu Presencia Eucarística; a Tu Presencia Eucarística bendecimos; en Tu Presencia Eucarística te glorificamos y por tu Presencia Eucarística te damos gracias y te pedimos perdón por lo que no te adoraban, por los que no te bendicen, por los que no te glorifican y por los que no te dan gracias por el don inestimable de tu Presencia Eucarística. Amén.

Jesús manso y humilde de corazón:   Haced el mio semejante al vuestro

10 veces

    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……..sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía

     Corazón sagrado de Jesús       tened piedad de nosotros

    Corazón inmaculado de María  rogad por nosotros 

    Corazón de Jesús                    misericordia 

    Corazón agonizante                tened piedad de los moribundos  

Sagrado Corazón de Jesús 6

 Segundo misterio

La flagelación. Jesús es flagelado por los soldados romanos. Recibe cientos de golpes de látigos, que provocarían la muerte por dolor, de no estar el Señor sostenido por la fuerza sobrehumana de su Persona divina. En pocos minutos, y a causa de los azotes y latigazos, todo su cuerpo santísimo queda cubierto de llagas y heridas abiertas, de las cuales mana sin cesar la sangre inmaculada del Cordero de Dios.

En pocos minutos, su cuerpo Sacratísimo e inmaculado, queda reducido a poco más que un guiñapo sanguinolento, tanta es la cantidad de heridas que recibe. ¿Qué significan estas llagas dolorosas en su cuerpo sin mancha? Significan los dolores del cuerpo, como las enfermedades dolorosas, o los males del espíritu, ya sean los concedidos por Dios para la purificación del alma, o los que el hombre mismo se procura por su mal obrar.

En su Pasión de amor, Cristo, por amor a mí, llevó todos mis dolores, todas mis penas, todos mis males, y todos mis pecados, y los hizo desaparecer en la hoguera de amor de su Sagrado Corazón. A Cristo Presente en la Eucaristía, agradezcamos tanto amor y tanta misericordia, con la adoración de reparación.

¡Nuestra Señora de la Eucaristía, haz que nuestros corazones sean como hierba seca, para que se incendien al contacto con el Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús, brasa ardiente del Amor Divino! Amén.

Pedimos la  caridad fraterna, si  discordia el enemigo en las familias sembró, no teman, vengan conmigo que la paz les daré yo, yo seré para el que  acuda a mi amante corazón  firme amparo, fiel ayuda, consuelo en la aflicción. 

Jesús manso y humilde de corazón:   Haced el mio semejante al vuestro 

10 veces:

    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……..sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía

     Corazón sagrado de Jesús       tened piedad de nosotros

    Corazón inmaculado de María  rogad por nosotros 

    Corazón de Jesús                    misericordia 

    Corazón agonizante                tened piedad de los moribundos  

Sagrado Corazón de Jesús 6

 

Tercer misterio

la coronación de espinas. Los soldados romanos trenzan una corona de espinas y la colocan sobre la cabeza de Jesús. Las gruesas espinas perforan su cuero cabelludo, y la sangre del Salvador comienza a correr, abundante, desde su cabeza, empapando sus ojos, la frente, su rostro todo.

Aquel que en el cielo posee la corona de luz y de gloria, desde la eternidad, dada por su Padre, aquí en la tierra es coronado por los hombres con espinas. ¿Por qué Jesús deja que lo coronen de espinas? La cabeza es la sede de los pensamientos; allí se genera el pensamiento, producto del espíritu; Jesús se deja coronar de espinas para que nuestros pensamientos no solo no sean malos, sino para que sean santos y puros como sus propios pensamientos, como los pensamientos que Él tuvo en la cruz, en la Pasión, en la coronación de espinas.

¡Salve, Rey de los hombres y de los ángeles, coronado de espinas por nuestra mano humana! ¡Salve, Dios bendito, que sufres la humillación suprema por amor a nosotros! Jesús se deja coronar de espinas para que nuestros pensamientos sean santos y puros, como los suyos. ¿Qué pensamientos dedicamos a Cristo en la Eucaristía?

Sagrado Corazón de Jesús, que estás rodeado por una corona de gruesas y filosas espinas, las cuales se hunden en tu carne purísima a cada latido, provocándote dolores agudísimos; ten piedad de nosotros, pobres pecadores, porque esas espinas, que se hunden en las paredes del corazón cuando este se relaja y que lo desgarran cuando éste se contrae, para expulsar la Sangre preciosísima, de manera que no hay instante en que el que el Sagrado Corazón se encuentre sin dolor, esas espinas, ¡oh Sagrado Corazón!, son la materialización de nuestros pecados, y por eso es que te pedimos que te apiades de nosotros y nos concedas tu misericordia, para que sintiendo en lo más profundo de nuestras almas, un vivo dolor por nuestros pecados, seamos capaces de preferir la muerte antes de volver a ofenderte con el más ligero pecado.

Pero no son los soldados romanos los que te coronan de espinas, sino el Amor, porque es el Amor el que te conduce a sufrir por nosotros; es el Amor el que te conduce a dar tu Vida por nuestro rescate. Entonces, por tu Amor, ten piedad y perdónanos, y por el Amor de tu Madre, Ven pronto, Señor Jesús. Amén.

Pedimos pobreza espiritual…  Quien en Mi cifre su suerte, en paz su vida tendrá  y una dulce y santa muerte sus días coronara. De Mi fuerte amor, en prenda, gracias mil derramare  sobre todo cuando en prenda con espíritu de fe.

Jesús manso y humilde de corazón  haced el mío semejante al vuestro

10 veces:

    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……..sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
    • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía

     Corazón sagrado de Jesús       tened piedad de nosotros

    Corazón inmaculado de María  rogad por nosotros 

    Corazón de Jesús                    misericordia 

    Corazón agonizante                tened piedad de los moribundos  

Sagrado Corazón de Jesús 6

 Cuarto  misterio  

Jesús lleva la cruz a cuestas. El madero de la cruz pesa sobre los hombros de Jesús, y lastima su cuerpo ya flagelado, aumentando el dolor, el cansancio, el sangrado de sus heridas. “Entregué mi espalda a los que me herían, y mis mejillas a los que me mesaban la barba; no escondí mi rostro ante los que me escarnecían y escupían” (cfr. Is 50, 6). ¿El Siervo sufriente de Yahvéh está en medio de nosotros?

En la base del Sagrado Corazón hay una cruz, y esto es para significarnos que, para acceder al Sagrado Corazón, no hay otro camino que el camino de la cruz. La cruz en la base del Corazón de Jesús, significa que quien quiera acceder al Amor de Dios, no puede hacerlo sino es por la cruz de Jesús.

El Amor de Dios se nos ofrece todo, sin reservas, en el Sagrado Corazón de Jesús, el cual es el fruto más exquisito del Árbol Santo de la Cruz; por ese motivo, quien desee probar el dulzor celestial de este Corazón Santo, Corazón que contiene todo el infinito y eterno Amor de Dios en sí mismo, todo lo que tiene que hacer es subir al Árbol de la Vida, el Árbol Santo de la Cruz, y tomar este Corazón, y gozar y deleitarse en Él, en el tiempo y en la eternidad. Pero no hay otro camino, para alcanzar al Corazón de Jesús, que no sea el Camino de la Cruz, y es por eso que la cruz está en la base del Sagrado Corazón.

Por el misterio dela Eucaristía, Jesús, que por nosotros fue tratado como un malhechor, que por nosotros llevó la cruz sobre sus espaldas, que fue herido por nuestras rebeldías, está con nosotros

Pedimos la gracia de saber obedecer,  fuente y mar inagotable de clemencia y de perdón, el pecado miserable hallará en mi corazón y las almas fervorosas en a las de la  oración se elevara presurosas  a mas alta perfección.

Jesús manso y humilde de corazón  haced el mio semejante al vuestro 

  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……..sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía

 Corazón sagrado de Jesús       tened piedad de nosotros

Corazón inmaculado de María  rogad por nosotros 

Corazón de Jesús                    misericordia 

Corazón agonizante                 tened piedad de los moribundos  

 

Sagrado Corazón de Jesús 6

Quinto misterio  

la crucifixión de Jesús. Los clavos de hierro traspasan las manos y los pies de Jesús, provocándole un dolor intensísimo, que se suma a los dolores de su cuerpo azotado sin piedad por los látigos de los romanos. En la cruz, Jesús realiza el supremo sacrificio: el don de sí, por amor a Dios y a los hombres, para salvar a los hombres de la condenación, para donar a los hombres su filiación divina y su Espíritu de amor.

En la Eucaristía, Jesús continúa el don de sí que realizó en la cruz: allí, en el Calvario, Jesús donó su cuerpo y su sangre; en la Eucaristía, Jesús dona su cuerpo y su sangre, ya resucitados, ya habiendo pasado por la cruz, ahora gloriosos, pero siempre su cuerpo y su sangre, y con su cuerpo y su sangre, dona su alma, su divinidad, su Amor. Jesús en la cruz nos dona todo su ser, su sangre, su cuerpo, su alma y su divinidad; Jesús en la Eucaristía, nos dona todo su ser, su sangre, su cuerpo, su alma y su divinidad. ¿Cómo respondemos al don de amor de Jesús?

Por la herida abierta de tu costado, fluyen Agua y Sangre: Agua, que justifica las almas, quitando sus pecados, y Sangre, que santifica las almas, concediéndoles tu Vida divina. El Agua de tu Corazón limpia nuestras almas por el Sacramento de la Confesión; la Sangre de tu Corazón enciende nuestros corazones en el Divino Amor por el Sacramento de la Comunión.

¡Oh Jesús Eucaristía, ten piedad de los pobres pecadores, especialmente de aquellos que profanan tu Presencia Eucarística, y envía sobre ellos, por intercesión de Nuestra Señora de la Eucaristía, un rayo de tu luz, que disipe las tinieblas de sus mentes y de sus corazones! También te suplicamos, oh Amado Jesús Eucaristía, que aceptes, también por intercesión de María Virgen, nuestras humildes oraciones y reparaciones, al tiempo que te ofrecemos nuestros pobres corazones para que sean ellos los que reciban, en tu lugar, los sacrilegios, insultos y desprecios que a Ti te dirigen, para que así tengas aunque sea un mínimo consuelo.

¡Oh Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús, sumérgenos en el abismo infinito de tu Divina Misericordia, abierto de par en par por la lanza que traspasó tu Sagrado Corazón! ¡Haz que vivamos, oh Jesús, en el tiempo y en la eternidad, bajo los rayos de tu Amor Misericordioso, que brotaron de tu Corazón traspasado!                                         

Pedimos la gracia de  aceptación a la voluntad de dios, si mi imagen en tu casa  honras con veneración, derramare ahí sin reserva los dones de mi corazón, quien  mi culto haya extendido   en mi corazón tendrá su nombre  por mi esculpido jamás de él se borrara

Jesús manso y humilde de corazón haced el mío semejante al vuestro 

  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……..sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía
  • Manso corazón de Jesús ……. Sed vos la salvación mía

Corazón sagrado de Jesús       tened piedad de nosotros

Corazón inmaculado de María  rogad por nosotros 

Corazón de Jesús                    misericordia 

Corazón agonizante                tened piedad de los moribundos  

jesus mira eucaristia

 

Amor del Corazón de Jesús abrasad mi corazón, Caridad del Corazón de Jesús, derramaos en mi corazón, Fortaleza del Corazón de Jesús, sostened mi corazón, Misericordia del Corazón de Jesús, perdonad a mi corazón, Paciencia del Corazón de Jesús, no os canséis de mi corazón, Reino del Corazón de Jesús, estableceos en mi corazón, Ciencia del Corazón de Jesús, enseñad a mi corazón, Voluntad del Corazón de Jesús, disponed de mi corazón, Celo del Corazón de Jesús, devorad mi corazón.

Oración por los agonizantes: ¡Oh misericordioso Jesús, abrasado en ardiente amor de las almas! Te suplico por las agonías de tu sacratísimo Corazón y por los dolores de tu inmaculada Madre, que laves con tu sangre a todos los pecadores de la tierra que estén ahora en la agonía y tienen que morir hoy. Amén. Corazón agonizante de Jesús, ten misericordia de los moribundos.

10985415_658667194239899_897930817744870031_n

Letanías al sagrado corazón 

  • Señor tened piedad de nosotros          —   Señor tened piedad de nosotros
  • Jesucristo tened piedad de nosotros    —    Jesucristo tened piedad de nosotros-
  • Señor tened piedad de nosotros          —   señor tened piedad de nosotros
  • Jesucristo óyenos                               —   Jesucristo óyenos
  • Jesucristo escúchanos                        —   Jesucristo escúchanos
  • Dios Padre Celestial                                  “Ten piedad de nosotros”
  • Dios Espíritu Santo                                   “Ten piedad de nosotros”
  • Santísima trinidad que sois  un solo Dios   “Ten piedad de nosotros”
  • Corazón de Jesús, hijo del padre eterno     “Ten piedad de nosotros”

A cada Invocación respondemos  “Ten piedad de nosotros” 

  • Corazón de Jesús, formado por el Espíritu Santo en las entrañas de la virgen María
  • Corazón de Jesús, unidos sustancialmente al verbo de dios
  • Corazón de Jesús, de majestad infinita
  • Corazón de Jesús, santuario de la divinidad
  • Corazón de Jesús, tabernáculo del Altísimo
  • Corazón de Jesús,  casa de  dios y puerta del cielo
  • Corazón de Jesús,  hoguera encendida de caridad
  • Corazón de Jesús, receptáculo de justicia  y amor
  • Corazón de Jesús, abismo de todas las virtudes
  • Corazón de Jesús, dignísimo de toda alabanza
  • Corazón de Jesús,  rey y centro de todos los corazones
  • Corazón de Jesús, en quien reside toda la sabiduría y la ciencia
  • Corazón de Jesús, en quien habita toda la plenitud de la divindad
  • Corazón de Jesús, objeto de las complacencias del Padre
  • Corazón de Jesús, cuya abundancia todos hemos recibido
  • Corazón de Jesús, deseado de los collados eternos
  • Corazón de Jesús, paciente y Misericordiosísimo
  • Corazón de Jesús,  rico para todos los que nos invocan
  • Corazón de Jesús, fuente de vida y santidad
  • Corazón de Jesús, propiación por nuestros pecados
  • Corazón de Jesús, saturado de aprobios
  • Corazón de Jesús, rasgado de dolor  por nuestras culpas
  • Corazón de Jesús, hecho obediente hasta la muerte
  • Corazón de Jesús, traspasado por la lanza
  • Corazón de Jesús, fuente de todo consuelo
  • Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra
  • Corazón de Jesús, nuestra paz y nuestra  reconciliación
  • Corazón de Jesús, victima de los  pecados
  • Corazón de Jesús, salud en los que en vos esperan
  • Corazón de Jesús, esperanza que en los que  vos mueren
  • Corazón de Jesús, delicia de todos los santos
  • Corazón de Jesús, ten misericordia de nosotros

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo –Perdónanos Señor 

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo- Escúchanos Señor. 

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo- Tened piedad de nosotros

Jesucristo  Óyenos

Jesucristo  Escuchanos

Jesús, manso, dulce y humilde de corazón   haced mi corazón semejante al tuyo

OREMOS 

Oración: Oh Dios todopoderoso y eterno, mira el Corazón de tu amantísimo Hijo, las alabanzas y satisfacciones que en nombre de los pecadores te ofrece y concede el perdón a éstos que piden misericordia en el nombre de tu mismo Hijo, Jesucristo, el cual vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén

Jesusmisericordia

¡Oh Dulcísimo Jesús, cuyo inmenso amor a los hombres no ha recibido en pago, de los ingratos, más que olvido, negligencia y menosprecio! Vednos postrados ante vuestro altar, para reparar, con especiales homenajes de honor, la frialdad indigna de los hombres y las injurias con que, en todas partes, hieren vuestro amantísimo Corazón.

Mas recordando que también nosotros alguna vez nos manchamos con tal indignidad de la cual nos dolemos ahora vivamente, deseamos, ante todo, obtener para nuestras almas vuestra divina misericordia, dispuestos a reparar, con voluntaria expiación, no sólo nuestros propios pecados, sino también los de aquellos que, alejados del camino de la salvación y obstinados en su infidelidad, o no quieren seguiros como a Pastor y Guía, o, conculcando las promesas del Bautismo, han sacudido el suavísimo yugo de vuestra ley.

Nosotros queremos expiar tan abominables pecados, especialmente la inmodestia y la deshonestidad de la vida y de los vestidos, las innumerables asechanzas tendidas contra las almas inocentes, la profanación de los días festivos, las execrables injurias proferidas contra vos y contra vuestros Santos, los insultos dirigidos a vuestro Vicario y al Orden Sacerdotal, las negligencias y horribles sacrilegios con que es profanado el mismo Sacramento del amor y, en fin, los públicos pecados de las naciones que oponen resistencia a los derechos y al magisterio de la Iglesia por vos fundada.

¡Ojalá que nos fuese dado lavar tantos crímenes con nuestra propia sangre! Mas, entretanto, como reparación del honor divino conculcado, uniéndola con la expiación de la Virgen vuestra Madre, de los Santos y de las almas buenas, os ofrecemos la satisfacción que vos mismo ofrecisteis un día sobre la cruz al Eterno Padre y que diariamente se renueva en nuestros altares, prometiendo de todo corazón que, en cuanto nos sea posible y mediante el auxilio de vuestra gracia, repararemos los pecados propios y ajenos y la indiferencia de las almas hacia vuestro amor, oponiendo la firmeza en la fe, la inocencia de la vida y la observancia perfecta de la ley evangélica, sobre todo de la caridad, mientras nos esforzamos además por impedir que seáis injuriado y por atraer a cuantos podamos para que vayan en vuestro seguimiento.

¡Oh benignísimo Jesús! Por intercesión de la Santísima Virgen María Reparadora, os suplicamos que recibáis este voluntario acto de reparación; concedednos que seamos fieles a vuestros mandatos y a vuestro servicio hasta la muerte y otorgadnos el don de la perseverancia, con el cual lleguemos felizmente a la gloria, donde, en unión del Padre y del Espíritu Santo, vivís y reináis, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

images

Oh Jesús sabemos que tu eres dulce de corazón y que has ofrecido  tu corazón por nosotros, tu has sido coronado de espinas por nuestros pecados, sabemos que tu pides constantemente para que no nos perdamos.

Jesús, acuérdate de nosotros cuando caemos en pecado y por medio de tu corazón  santísimo, haz que amemos a todos y desaparezca el odio entre nosotros, muéstranos tu  amor, nosotros te amamos y deseamos que con tu corazón de pastor  nos protejas de cualquier pecado, Jesús entra en  todos los corazones llama a la puerta de nuestro corazón, se paciente  y perseverante, nosotros nos mantenemos cerrados porque no entendemos tu voluntad, llama continuamente, y haz oh Jesús que te abramos nuestros corazones  en el momento en que recordamos tu pasión sufrida por nosotros. Amen..

SAGRADO CORAZON

 

Oracion de Consagración  al Sagrado Corazón de Jesús

Señor Jesucristo, arrodillados a tus pies, renovamos alegremente la consagración de nuestra familia a tu divino corazón. sé, hoy y siempre, nuestro guía, el jefe protector de nuestro hogar, el rey y centro de nuestros corazones.

Bendice a nuestra familia, nuestra casa, a nuestros vecinos, parientes y amigos.

Ayúdanos a cumplir fielmente nuestros deberes, Y participa de nuestras alegrías y angustias, de nuestras esperanzas y dudas, de nuestro trabajo y de nuestras diversiones.

Danos fuerza, Señor, para que carguemos nuestra cruz de cada día y sepamos ofrecer todos nuestros actos, Junto con tu sacrificio, al Padre.

Que la justicia, la fraternidad, el perdón y la misericordia estén presentes en nuestro hogar y en nuestras comunidades. Queremos ser instrumentos de paz y de vida.

Que nuestro amor a tu corazón compense, de alguna manera, la frialdad y la indiferencia, la ingratitud y la falta de amor de quienes no te conocen, te desprecian o rechazan.

Sagrado corazón de Jesús, tenemos confianza en ti. Confianza profunda, ilimitada.

Señor Jesucristo, Redentor del género humano, nos dirigimos a tu Sacratísimo Corazón con humildad y confianza, con reverencia y esperanza, con profundo deseo de darte gloria, honor y alabanza.

Señor Jesucristo, Salvador del mundo, te damos las gracias por todo lo que Tú eres y todo lo que Tú haces por lTu grey que abarca  a los que han sido confiados para la administración de Tus naciónes.

Señor Jesucristo, Hijo de Dios Vivo, te alabamos por el amor que has revelado a través de tu Sagrado Corazón, que fue traspasado por nosotros y ha llegado a ser fuente de nuestra alegría, manantial de nuestra vida eterna.

Reunidos juntos en tu Nombre, que está por encima de cualquier otro nombre, nos consagramos a tu Sacratísimo Corazón, en el cual habita la plenitud de la verdad y la caridad.

Al consagrarnos a Ti renovamos nuestro ferviente deseo de corresponder con amor a la rica efusión de tu misericordioso y pleno amor.

Señor Jesucristo, Rey de amor y Príncipe de la paz, reina en nuestros corazones y en nuestros hogares. Vence todos los poderes del maligno y llévanos a participar en la victoria de tu Sagrado Corazón. ¡Que todos proclamemos y demos gloria a Ti, al Padre y al Espíritu Santo, único Dios que vive y reina por los siglos de los siglos! Amén.

“Si ofreces tus horas de trabajo conviertes, de un modo práctico y sencillo, la contemplación en apostolado, como una necesidad imperiosa del corazón, que late al unísono con el dulcísimo y misericordioso Corazón de Jesús”.

¡Oh, Señor Jesús!, vuestros santos misterios infundan en nosotros un fervor divino, con el que, recibida la suavidad de vuestro dulcísimo Corazón, aprendamos a despreciar lo terreno y amar lo celestial. Vos que vivís y reináis por los siglos de los siglos.  Amén.

ACORDAOS  ¡oh Sagrado Corazón de Jesús! de todo lo que habéis hecho por salvarnos. Acordaos del eterno e inmenso amor que habéis tenido por todos los hombres; que tu Corazón acoja a los que a ti acuden y se conmueva ante nuestras debilidades. Llenos de confianza y amor, venimos a tu Corazón, como el corazón del mejor de los padres, del más fiel y bueno de los amigos.

Recíbenos, ¡oh Corazón sagrado! en tu infinita ternura; haznos sentir los efectos de tu amor; se nuestro apoyo, nuestro mediador ante nuestro Padre, y concédenos la fuerza en nuestra debilidad, consuelo en nuestras penas, y la gracia de amarte en el tiempo y de poseerte en la eternidad.

Corazón de Jesús, acudo a Ti porque eres mi refugio, mi esperanza; el remedio de todos mis males, el alivio de mis miserias, la reparación de todas mis faltas, la seguridad de todas mis peticiones, la fuente inagotable para mí, y para todos la luz, fuerza, constancia, paz y bendición. Estoy seguro que no te cansarás de mí y que no cesarás de amarme, protegerme y ayudarme, porque me amáis con un amor infinito. Ten piedad de mí, según tu gran misericordia, y haz de mí, por mí, y en mí todo lo que quieras, porque yo me abandono a tu Corazón con la entera confianza de que no me abandonarás jamás. Así sea.

¡Oh, Corazón de Jesús! Dios y Hombre Verdadero, Refugio de los pecadores y Esperanza de los que en Ti confían. Tú que nos has dicho: “Venid a Mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y Yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros Mi yugo, y aprended de Mí, que Soy Manso y Humilde de Corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque Mi yugo es suave y Mi carga ligera.” (Mt. 11, 28-30).

Imágenes-de-Corazones-con-Jesús-1

Purísimo Corazón de María, virgen santísima, alcánzanos de Jesús la pureza y la humildad de corazón

DESPEDIDA DEL CORAZÓN DE JESÚS

¡Salve! Corazón abierto, Santa y Dulce Habitación. Adiós, Jesús de mi vida, dame Tu Bendición. ¡Salve! Corazón cargado con la Cruz de Tu Pasión. Adiós, Jesús de mi vida dame Tu Bendición. ¡Salve! Corazón Punzado con nuestro olvido y traición. Adiós, Jesús de mi vida dame Tu Bendición. Adiós Amante Querido, Dueño de mi corazón. Adiós, Jesús de mi vida dame Tu Bendición. ¡Oh, mi Jesús! Dame Tu Santa Bendición, defiéndeme de la malicia de mis enemigos espirituales e invisibles. Yo pongo mi alma en Tus Manos; guárdala en el tiempo y en la eternidad. Amén, Jesús

Corazón dulcísimo de María, prepáranos un camino seguro.

Dulce Corazón de María, sed la salvación mía.

Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros tu reino.

Sagrado Corazón de Jesús, protege nuestras familias.

Sagrado Corazón de Jesús, yo me doy a ti por María.

Sacratísimo Corazón de Jesús, en Vos confío. (3 veces)

Ave maría Purísima 

Sin pecado concebida. Amén 

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén