ROSARIO POR LOS FIELES DIFUNTOS

banner difuntos

MISTERIOS GLORIOSOS

Por la señal de la Santa 

Cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro.  En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Para que nuestra oración pueda agradar a Dios, purifiquemos nuestro corazón,arrepintiéndonos de nuestros pecados.

Recemos todos juntos el Acto de Contrición.

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, creador y redentor mío; por ser Tú quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido, propongo enmendarme y confesarme a su tiempo; ofrezco todo cuanto hiciere en satisfacción de mis pecados y confío en tu bondad y misericordia infinitas que me perdonarás, por tu preciosa sangre y me darás la gracia para nunca más pecar. Amén.

Abre, Señor, mis labios.

Y mi boca proclamará tu alabanza.

Dios mío, acude en mi auxilio.

Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

Abre, Señor, nuestros labios y limpia nuestros corazones de impertinentes pensamientos, ilumina nuestro entendimiento con la Luz del Espíritu Santo, para que, atenta, digna y devotamente recemos este Santo Rosario; pidiéndote por el eterno descanso de nuestro

hermano(a) N… Te damos gracias por la vida que le diste y muy especialmente por las personas que estamos presentes.

¡Oh Dios!, que perdonas y deseas la salvación de todos los hombres y mujeres, imploramos tu clemencia para que, por la intercesión de María Santísima y de todos los santos concedas a tu siervo (a) N… la gracia de llegar a la Vida Eterna. Amén

ROSARIO DIFUNTOS 3

Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, Reina del Santo Rosario! Fiados en tu bondad nos acercamos a Vos, para honrar tu nombre y consolar nuestras almas.

Abre, Señora, la puerta de tu corazón y descúbrenos la luz de estos Misterios, contenidos en el Santo Rosario para que en ellos encontremos virtud para nuestras almas, tranquilidad para nuestro corazón, paz para nuestras familias, salud para nuestros enfermos y libertad para las almas del Purgatorio.

Socorre especialmente a nuestro (a) hermano (a) __________ y concédenos la dicha de ser hijos tuyos en vida y en muerte.

Amén.

Oremos: Señor, concede a tus hijos gozar siempre de completa salud de alma y cuerpo y por la intercesión de la gloriosa siempre Virgen María, líbranos de las tristezas de esta vida y concédenos disfrutar de las alegrías eternas, por Cristo nuestro Señor. Amén.

Pidamos a Dios, una vez más, por el eterno descanso de nuestro hermano (a) N… y por las necesidades de la Iglesia y el mundo entero.

ROSARIO DIFUNTOS 3

A cada petición respondemos: Te rogamos Señor.

  • Por todos nuestros familiares y amigos difuntos, para que Dios limpie completamente su alma de toda mancha de pecado y les conceda el descanso eterno.
  • Por todos los que están por dejar este mundo, para que se arrepientan de sus pecados y entreguen su vida a Cristo, como ofrenda agradable. · Por todos los que no conocen a Cristo, para que Dios mueva su corazón y les conceda la oportunidad de conocerlo y entregarse a Él, sin reservas.
  • Por todos nosotros, para que estemos siempre preparados para el gran encuentro con Cristo.
  • Por los pastores de la Iglesia, para que prediquen con valentía y autenticidad la Palabra de Dios y así vayan despertando en los feligreses el sentido verdadero de la vida y de la muerte.

Pidamos por nuestro (a) hermano (a) N… a nuestro Señor Jesucristo, que ha dicho: Yo soy la Resurrección y la Vida, el que cree en Mí aunque haya muerto vivirá y el que está vivo y cree en Mí no morirá para siempre.

A cada petición respondemos:   Te lo pedimos, Señor.

  • Señor, Tú que oraste en la tumba de Lázaro dígnate enjugar nuestras lágrimas.
  • Tú que resucitaste a los muertos. Dígnate dar la vida eterna a nuestro (a) hermano (a) N…
  • Tú que perdonaste en la cruz al buen ladrón y le prometiste el paraíso, dígnate perdonar y llevar al cielo a nuestro (a) hermano (a) N…
  • Tú que has purificado a nuestro (a) hermano (a) N… con el agua del bautismo y lo ungiste con el óleo de la confirmación. Dígnate admitirlo entre tus santos y elegidos.
  • Tú que alimentaste a nuestro (a) hermano (a) N… con tu Cuerpo y tu Sangre. Dígnate también admitirlo en la Mesa de tu Reino.
  • Y a nosotros que lloramos su muerte, dígnate confortarnos con la fe y la esperanza de la vida eterna.

imagenes-de-la-resurreccion-de-jesus-2

Primer Misterio Glorioso: LA RESURRECCIÓN

Al tercer día de su muerte, Jesús resucita, iniciando un mundo y una vida nuevos.

“¿Por qué buscan entre los muertos al que vive? No está aquí. Resucitó.” (Lc 24,6).

Jesús murió y resucitó. Para Él los sufrimientos y la muerte fueron el camino para llegar a la resurrección y la gloria. Lo mismo pasará con nosotros: si aceptamos las pruebas de esta vida con paciencia, lograremos un día el gran progreso que todos deseamos: morir y resucitar con Cristo.

 ¡Oh, María, alegría de los justos y consuelo de los pecadores!, este Misterio te lo ofrecemos en memoria de la alegría que tuviste al ver resucitado y glorioso a tu Santísimo Hijo: suplicándote, que así como, con la resurrección de Jesús, se alegraron todos los seres creados, así merezca nuestro (a) hermano (a) N… y todos los que se encuentran en el purgatorio, la resurrección eterna. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén

PADRENUESTRO.-

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA.-

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén Jesús

GLORIA.-

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén

 JACULATORIA.-

María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia. En la vida y en la muerte, ampáranos, Gran Señora.Oh Jesús mío perdona sus pecados líbralo (a) del fuego del infierno lleva a todas las almas al cielo especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia. Así sea.

Si por tu Sangre Preciosa, Señor, lo (la) habéis redimido. Que le perdones, te pido, por tu Pasión dolorosa. Dales, Señor, el descanso eterno Y brille para ellas (las almas) la luz perpetua.

Que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz. Así sea.

ascension 2

 Segundo Misterio Glorioso: LA ASCENSIÓN

 Jesús resucitado sube al cielo, de donde volverá a buscarnos.

“En la casa de mi Padre hay muchas mansiones… Después que yo haya ido a prepararles un lugar, volveré a buscarlos para que donde yo estoy, estén también ustedes.” (Jn 14,2-3)

Estas palabras de Jesús vienen a traernos hoy esperanza y consuelo. Estamos invitados a reunirnos como hermanos en la casa del Padre, donde viviremos felices para siempre.

Subiendo al cielo, Jesús nos enseña que allá tenemos nuestra patria verdadera. Por lo tanto, nuestra única preocupación tiene que ser la de superarnos y progresar, según las enseñanzas y los ejemplos de Cristo para alcanzar la gloria del cielo.

¡Oh, María, madre de Dios, llena de gozo en la subida a los cielos de tu Santísimo Hijo, en compañía de todos los que Él redimió con su gloriosa resurrección!, este Misterio te lo ofrecemos, suplicándote que nuestro (a) hermano (a) N… y aquellos que están en el purgatorio, progresen, por tus ruegos ante Jesucristo, a la pascua Eterna. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén. Jesús 

PADRENUESTRO.-

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA.-

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

GLORIA.-

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén

JACULATORIA.-

María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia. En la vida y en la muerte, ampáranos, Gran Señora.Oh Jesús mío perdona sus pecados líbralo (a) del fuego del infierno lleva a todas las almas al cielo especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia. Así sea.

Si por tu Sangre Preciosa, Señor, lo (la) habéis redimido. Que le perdones, te pido, por tu Pasión dolorosa. Dales, Señor, el descanso eterno Y brille para ellas (las almas) la luz perpetua. Que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz. Así sea.

dMGL_3_Pentecostes

TERCER MISTERIO :Jesús glorificado junto al Padre, envía al Espíritu Santo sobre los apóstoles y discípulos.

“Conviértanse y háganse bautizar cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo, para que sus pecados sean perdonados. Y Dios les dará el Espíritu Santo.” (Hch 2,38)

Pidamos por nosotros para que sepamos oír hoy el mensaje del Señor y por nuestro (a) hermano (a) N.N. para que el Señor misericordioso, lo (a) juzgue con bondad.

Diez días después de subir al cielo, Jesús envió a los apóstoles el regalo del Espíritu Santo, que transformó toda su vida. Por fin lograron entender su mensaje y tuvieron la fuerza para vivirlo y anunciarlo con valentía. También nosotros, si queremos ser verdaderos cristianos,necesitamos la fuerza del Espíritu Santo. Pidamos a la Virgen que interceda por nosotros y nos consiga este gran regalo.

¡Oh, María, dulce esposa del Espíritu Santo!, este Misterio te lo ofrecemos por el gozo que tuviste cuando bajó el Divino Espíritu sobre ti y sobre todos los apóstoles, para que al ausentarse Jesús no quedáramos huérfanos, suplicamos tu intercesión para que el Espíritu de Cristo resucite a nuestro (a) hermano (a) N… y a todos los que están purificando su pecado en el purgatorio. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Te ofrecemos al gozo que tuviste cuando bajó el divino Espíritu sobre Ti y sobre todos los Apóstoles, para que con la ausencia de Jesús no quedaseis huérfanos: por El te suplicamos que el alma de nuestro hermano N, y las demás del purgatorio, salgan a gozar de los abrazos de su Esposo Jesús en la gloria. Amén. Jesús.

PADRE NUESTRO.-

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestros ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA.-

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

GLORIA.-

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén

JACULATORIA.-

 María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia. En la vida y en la muerte, ampáranos, Gran Señora.Oh Jesús mío perdona sus pecados líbralo (a) del fuego del infierno lleva a todas las almas al cielo especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia. Así sea.

Si por tu Sangre Preciosa, Señor, lo (la) habéis redimido. Que le perdones, te pido, por tu Pasión dolorosa. Dales, Señor, el descanso eterno Y brille para ellas (las almas) la luz perpetua.

Que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz. Así sea.

assuncao-de-nossa-senhora

Cuarto Misterio: LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA EN CUERPO Y ALMA AL CIELO

La Virgen María es llevada en cuerpo y alma al cielo.

“El que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá y el que vive y cree en mí, no morirá para siempre.” (Jn 11,25)

Pidamos para que en nosotros aumente la fe en Dios Padre y en Jesucristo su Hijo, y encomendemos a nuestro (a) hermano (a) N.N.

Después de haber terminado su periodo de vida en este mundo, María fue llevada al cielo en cuerpo y alma. Se trató de un regalo especial que Jesús hizo a María, su Madre. En lugar de esperar el día de la resurrección final, Jesús quiso que pronto fuera a gozar con Él en cuerpo y alma. Así como ella se encuentra ya en la gloria en cuerpo y alma, así también nosotros esperamos estar después de la muerte. Para esto tenemos que imitar sus ejemplos.

¡Oh dichosa María!, que entregaste tu espíritu en la hora de la muerte, en manos de tu Hijo Jesucristo, y después unido al cuerpo, resucitaste gloriosa!, este Misterio te lo ofrecemos, a fin de que intercedas ante tu Hijo Jesucristo, para que nuestro (a) hermano (a) N… y los que están en el purgatorio, resuciten y lleguen a la vida verdadera. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén Jesús 

PADRENUESTRO.-

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA.-

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

GLORIA.-

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén 

JACULATORIA.-

 María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia. En la vida y en la muerte, ampáranos, Gran Señora.Oh Jesús mío perdona sus pecados líbralo (a) del fuego del infierno lleva a todas las almas al cielo especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia. Así sea.

Si por tu Sangre Preciosa, Señor, lo (la) habéis redimido. Que le perdones, te pido, por tu Pasión dolorosa. Dales, Señor, el descanso eterno Y brille para ellas (las almas) la luz perpetua.

Que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz. Así sea.

glorioso_5

Quinto Misterio: LA CORONACIÓN DE LA VIRGEN MARÍA COMO REINA DEL CIELO Y DE LA TIERRA.

 La Virgen María es coronada en el cielo como reina de toda la creación.

“Los atletas se imponen una disciplina muy estricta, por una corona de laureles que se marchita. ¡Cuánto más nosotros, por una corona que no se marchita!” (1 Cor 9, 25).

Pidamos, unidos a la Virgen María, por nuestro (a) hermano (a) N.N., para que alcance el gozo y la gloria que María ya posee.

En este mundo nadie tuvo el privilegio de estar tan cerca de Jesús como María, su Madre, también ahora en el cielo, nadie está tan cerca de Jesús como ella. Siendo la Madre de Jesús, goza de un gran poder de intercesión: todo lo que pide a Jesús en nuestro favor, siempre se lo concede. Esto es lo que estamos haciendo al rezar este santo rosario. Por eso, acudimos a María con toda confianza, sabiendo que es nuestra Reina y es también nuestra Madre.

¡Oh soberana Virgen María, Madre de Dios, que resucitada en cuerpo y alma, fuiste sublimada a la gloria y coronada como Emperatriz de los ángeles y de los hombres!, este Misterio te lo ofrecemos, suplicándote que el alma de nuestro (a) hermano (a) N… y las demás del purgatorio merezcan por tus ruegos ser libres de las penas que padecen, para que sean coronadas de gloria, y que en compañía de tu Santísimo Hijo te amen por todos los siglos. Amén. Jesús 

PADRE NUESTRO.-

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA.-

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

GLORIA.-

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén

JACULATORIA.- 

María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia. En la vida y en la muerte, ampáranos, Gran Señora.Oh Jesús mío perdona sus pecados líbralo (a) del fuego del infierno lleva a todas las almas al cielo especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia. Así sea.

Si por tu Sangre Preciosa, Señor, lo (la) habéis redimido. Que le perdones, te pido, por tu Pasión dolorosa. Dales, Señor, el descanso eterno Y brille para ellas (las almas) la luz perpetua.

Que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz. Así sea.

ROSARIO DIFUNTOS 3

ORACIONES

Oh Soberano Santuario, Sagrario del Verbo Eterno. Libra, Virgen, del infierno, a los que rezamos tu Santo Rosario. Emperatriz poderosa, de los mortales consuelo.

Ábrenos, Virgen, el cielo, con una muerte dichosa. Y danos pureza de alma.Tú que eres tan poderosa.

PADRE NUESTRO

 Padre nuestro, que estás en el cielo; santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

 Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

3 AVES MARÍAS 

 1- Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto. En tus manos encomendamos nuestra fe para que la ilumines y el alma de nuestro (a) hermano (a) N… para que la salves. Llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres, entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

 Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 2- Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima en el parto. En tus manos encomendamos nuestra esperanza, para que la alientes y el alma de nuestro (a) hermano (a) N…para que la salves. Llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres, entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

3- Dios te salve, María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima después del parto. En tus manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames y el alma de nuestro (a) hermano (a) N…para que la salves. Llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres, entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

 Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 Dios te salve, María Santísima, Templo, Trono y Sagrario de la Santísima Trinidad. Virgen concebida sin la culpa del pecado original. Amén.

32875975

SALVE

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve, a Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. Oh clemente, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Pidamos a la Virgen María que interceda por el alma de nuestro hermano(a) N… y por quienes se están purificando en el purgatorio, así como por los que aún vivimos, para que alcancemos de Dios la resignación, el consuelo y la paz; invocándola con los títulos más bellos, que durante siglos, el pueblo cristiano ha ido descubriendo en su honor.

LETANIAS

LETANÍAS A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Señor, ten piedad de él (ella)

Cristo, ten piedad de él (ella)

Señor, ten piedad de él (ella)

Cristo óyenos

Cristo escúchanos

Padre celestial que eres Dios,

(ten piedad de él [ella])

Hijo redentor del mundo que eres Dios

Espíritu Santo que eres Dios

Santísima Trinidad, que eres un solo Dios

A las siguientes invocaciones todos respondemos:

Ruega por él (ella)

Santa María,

Santa Madre de Dios,

Santa Virgen de las vírgenes,

Madre de Jesucristo,

Madre de la Iglesia,

Madre de la divina gracia,

Madre purísima,

Madre castísima,

Madre virgen

Madre incorrupta,

Madre inmaculada,

Madre amable,

Madre admirable,

Madre del buen consejo,

Madre del Creador,

Madre del Salvador,

Virgen prudentísima,

Virgen venerable,

Virgen laudable,

Virgen poderosa,

Virgen misericordiosa,

Virgen fiel,

Espejo de justicia,

Trono de la eterna sabiduría,

Causa de nuestra alegría,

Vaso espiritual,

Vaso precioso de la gracia

Vaso de la verdadera devoción,

Rosa mística,

Torre de David,

Torre de marfil,

Casa de oro,

Arca de la alianza,

Puerta del cielo,

Estrella de la mañana,

Salud de los enfermos,

Refugio de los pecadores,

Consuelo de los afligidos,

Auxilio de los cristianos,

Reina de los ángeles,

Reina de los patriarcas,

Reina de los profetas,

Reina de los apóstoles,

Reina de los mártires,

Reina de los confesores,

Reina de las vírgenes,

Reina de todos los santos,

Reina concebida sin pecado original,

Reina elevada al cielo,

Reina del santísimo rosario,

Reina de las familias,

Reina de la paz,

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,

perdónanos, Señor.

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,

escúchanos, Señor.

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,

ten piedad y misericordia de nosotros.

Oremos: Padre de bondad, en tus manos encomendamos el alma de nuestro (a) hermano (a) N.N.; dígnate llevarlo (a) al lugar de la luz y de la paz, para que tenga parte en la Asamblea de tus Santos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

10665184_369448066547238_3934588862919520584_n

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos de todos los peligros, oh Virgen Gloriosa y Bendita. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Señor Jesucristo, que nos dejaste las señales de tu Pasión en la sábana santa, en la cual fue envuelto tu cuerpo santísimo cuando por José fuiste bajado de la cruz: concédenos, piadosísimo Señor, que por tu muerte y sepultura santa, y por los dolores y angustias de tu Santísima Madre María, Señora nuestra, sea llevada a descansar el alma de tu siervo (a) N… y todos los que están en el purgatorio, a la gloria de tu resurrección, donde vives y reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos. Amén

Dale Señor el descanso eterno y luzca para él (ella) la luz perpetua, descanse en paz.: Así sea.

Si por tu preciosa sangre Señor lo (la) habéis redimido.

Que lo (la) perdones te pido por tu pasión dolorosa.

De las puertas del infierno: Libra su alma Señor.

Que el alma de nuestro hermano (a)__________y las de más del purgatorio por la Misericordia de Dios descansen en paz. TODOS: Así sea.

DIA 4

ORACIÓN POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO

Vuelve, oh dulce Jesús desde tu excelso trono tus ojos de clemencia hacia el seno profundo de la cárcel del purgatorio, esposas tuyas son las que allí están purificándose, ellas están marcadas con el sello de la Trinidad, son precio de tu Sangre, son tierno objeto de tu amor. Un fuego terrible las acrisola, una privación temporal de la vista de tu hermosura las aflige sobremanera y suspiran con ansia por aquel feliz momento en que han de ir a unirse contigo.

 Que se apresure pues, ese instante tan dichoso, que salgan en breve a gozar de su esposo amado; que tu Sangre preciosa las lleve al refrigerio; que tu gran misericordia las conduzca al descanso; que en la perpetua paz brille sobre ellas la eterna luz. Así Señor te lo pedimos, por aquella amarga hora en que entregaste tu Santo Espíritu en manos de tu Eterno Padre. Amén.

10982232_386606578203064_6713435228307139368_n

BENDICIÓN FINAL 

Contigo voy virgen pura y en tu poder voy confiado, pues yendo en ti amparado mi alma volverá segura. Dulce Madre, no te alejes, tu vista de nosotros no apartes; ven con nosotros a todas partes y solos nunca nos dejes y ya que nos amas tanto como verdadera madre haz que nos bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.  Amén.

OH SOBERANO SANTUARIO, SAGRARIO DEL VERBO ETERNO. Libra virgen del infierno a los que rezamos tu santo rosario. – EMPERATRIZ PODEROSA DE LOS MORTALES CONSUELOS. Ábrenos virgen el cielo con una muerte dichosa y danos pureza de alma tu que eres tan poderosa. – POR TU LIMPIA CONCEPCION OH SOBERANA PRINCESA, Una muy grande pureza, te pedimos de corazón. – MADRE LLENA DE DOLOR HAZ QUE CUANDO EXPIREMOS, Nuestras almas entreguemos, por tus manos, al Señor

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén 

BARRA