38

Comienzo:

Señal de la Santa Cruz

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

VEN ESPIRITU SANTO

Ven Espíritu Santo ven, ven por medio de la dulce y poderosa intercesión del corazón inmaculado de María tu amadísima esposa.

Acto de Contrición:

Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre, Redentor mío, por ser vos quien sois, bondad infinita y por que os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido, también me pesa porque podéi castigarme con las penas del infierno. Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca mas pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta, para el perdón de mis pecados. Amen.-

Credo Apostólico:

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

Queridos amigos, hoy Jesús nos invita a compartir un momento de intimidad con El. Ese Jesús, que está vivo y realmente presente en la Eucaristía quiere que le regalemos un poco de nuestro tiempo para amarlo, para alabarlo y para adorarlo. Hoy está aquí, frente a nosotros, sobre el altar, presente y vivo en ese pedacito de pan que ya no es pan, sino el Cuerpo Vivo de Cristo, que está esperando a que lo amemos, a que lo adoremos. Vamos a rezar juntos el Rosario Eucarístico, contemplando los misterios de la vida de Jesús, en los cuales nos revela y nos regala para siempre su cuerpo y su sangre hechos pan y vino.

PETICIONES DE LA PÁGINA Y/O:

Por todas y cada una de las peticiones escritas en la RED MUNDIAL CRISTIANA DE ORACION Y ROSARIO VIVIENTE UNIVERSAL ” SANTA FILOMENA “, por los que las piden y por los que están en la petición, cubre Señor a todos ellos y concédeles esa petición, si están de acuerdo a tu plan.

Amén.

ADORACION AL SANTISIMO

1º Misterio: La multiplicación de los panes. 

Guía: Alabado sea Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar.

R: Sea por siempre bendito y alabado, Jesús Sacramentado.

Guía:”En aquellos días, Jesús y sus apóstoles se retiraron en una barca a un lugar solitario para descansar. Pero muchos los siguieron desde todas las ciudades y llegaron antes que ellos. Al llegar, Jesús sintió compasión de aquella muchedumbre y se puso a enseñarles muchas cosas. Era ya una hora muy avanzada cuando los discípulos se le acercaron y le dijeron: ‘Ya se hace muy tarde. Despídelos para que vayan a sus aldeas y puedan comer’. Jesús les contestó: ‘Dénles ustedes de comer’. Los disípulos preguntaron alarmados: ‘¿De dónde vamos a sacar para darle de comer a tanta gente? Tan sólo tenemos cinco panes y dos peces’. Entonces Jesús ordenó a la multitud que se sentara en la hierba y tomando los cinco panes y los dos peces, levantó los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y los repartió entre los discípulos para que los fueran sirviendo. También repartió los peces. Todos comieron hasta saciarse, y con lo que sobró se llenaron doce canastos. Los que comieron los panes fueron unas cinco mil personas.” (Mc 6,31-44)

En la multiplicación de los Panes, Jesús quiere mostrarnos que el Pan que El nos va a regalar en la Eucaristía es para todos y cada uno de nosotros, para todos los que quieran recibirlo. Sin embargo, muchas veces despreciamos ese grandísimo regalo que El nos ha dejado y lo dejamos solo en el Sagrario, o esperando en la mesa a ser comido por nosotros. Vamos a aprovechar este momento para pedirle perdón por nuestra indiferencia, respondiendo a cada oración: “Ten misericordia de nosotros”.

•      Por nuestra indiferencia a Tí, que estás presente en cada comunión, te decimos…”Ten misericordia de nosotros”.

•      Por nuestras distracciones y faltas de atención en la Misa de cada domingo, te decimos…”Ten misericordia de nosotros”.

•      Por tantas comuniones que hemos recibido sin estar en gracia de Dios, te decimos…”Ten misericordia de nosotros”.

•      Por nuestras faltas a la Misa dominical y por el abandono de la confesión y la comunión frecuente, te decimos…”Ten misericordia de nosotros”.

•      Porque muchas veces nos olvidamos de Tí, Señor, te decimos…”Ten misericordia de nosotros”.

•      Por tantas veces que, pudiendo haberte venido a visitar, te dejamos solo en el Sagrario, te decimos…”Ten misericordia de nosotros”.

•      Por tantas veces que no quisimos ver tu luz y compartir el banquete de la Eucaristía, te decimos…”Ten misericordia de nosotros”.

•      Por no dar testimonio de tu amor entre nuestros amigos y familiares, te decimos…”Ten misericordia de nosotros”.

•      Por todas las veces que pudimos ayudar a que alguien se acercase a Tí en la Eucaristía, y no lo hicimos, te decimos…”Ten misericordia de nosotros”.

•      Por todos que en Tí no creen, no te adoran, ni te aman, te decimos…”Ten misericordia de nosotros”.

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA.

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

Oh Maria , Madre de la Eucaristía, haz que yo ame a vuestro Hijo Jesús, presente en el Sagrario, sin cesar, noche y día. Bendito y Alabado sea por siempre el Santísimo Sacramento.

JACULATORIA

Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente; os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos

del mundo, en reparación de los ultrajes, de los sacrilegios y de las indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María os pido por la conversión de los pobres pecadores.

35Eucaristìa

2º Misterio: Jesús nos dice que El es el Pan de Vida. 

Guía: Alabado sea Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar.

R: Sea por siempre bendito y alabado, Jesús Sacramentado.

“En aquel tiempo, la gente le preguntó a Jesús: ‘¿Qué debemos hacer para obrar como Dios quiere?’. Jesús les respondió: ‘La obra de Dios consiste en que crean en Aquel que El ha enviado’. Ellos entonces le dijeron: ‘¿Y qué señal nos das Tú para que viéndola creamos en Tí? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, según está escrito: Pan del Cielo les dio a comer’ Jesús les respondió: ‘En verdad, en verdad les digo: No fue Moisés quien les dio el pan del cielo. Es mi Padre el que les da el verdadero pan del cielo, porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo’. Entonces le dijeron: ‘Señor, danos siempre de ese pan’. Y Jesús les contestó: ‘´Yo soy el Pan de la Vida. El que venga a mí no tendrá hambre, y el que crea en mí, no tendrá nunca sed’.” (Jn 6,28-35)

Guía: Jesús nos dice que la obra de Dios consiste en que creamos en Aquel que el Padre ha enviado. Jesús nos dice que El es el Pan Vivo que ha bajado del Cielo, El es en quien debemos creer para agradar al Padre. Expresemos nuestra fe en Jesucristo respondiendo a cada oración: ‘En Tí creemos, Señor’.

•      Porque creemos, Jesús, que Tú eres el Pan Vivo que ha bajado del Cielo, te decimos… ‘En Tí creemos, Señor’.

•      Porque creemos, Jesús, que Tú estás realmente presente en el Pan y el Vino que recibimos en la Eucaristía, te decimos… ‘En Tí creemos, Señor’.

•      Porque creemos que en cada Eucaristía revivimos tu Pasión, Muerte y Resurrección, te decimos… ‘En Tí creemos, Señor’.

•      Porque creemos Señor, que si comemos tu Cuerpo y bebemos tu Sangre tendremos Vida Eterna, te decimos… ‘En Tí creemos, Señor’.

•      Porque creemos Señor Jesús, que tu Carne es verdadera comida, y tu Sangre es verdadera bebida, te decimos… ‘En Tí creemos, Señor’.

•      Porque creemos Jesús, que al recibirte en la Eucaristía nos hacemos uno contigo y con tu Padre, te decimos… ‘En Tí creemos, Señor’.

•      Porque creemos Señor, que al compartir la Eucaristía nos unimos a toda la Iglesia en un solo cuerpo, te decimos… ‘En Tí creemos, Señor’.

Jesús está realmente presente ahí en el Altar, frente a nosotros, esperando que creamos en El, que lo adoremos y que lo amemos. Cantamos: Jesucristo, danos de este pan.

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

10 AVEMARÍA.

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

JACULATORIA

Oh Maria, Madre de la Eucaristía, haz que yo ame a vuestro Hijo Jesús, presente en el Sagrario, sin cesar, noche y día. Bendito y Alabado sea por siempre el Santísimo Sacramento.

JACULATORIA

Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente; os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos

del mundo, en reparación de los ultrajes, de los sacrilegios y de las indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María os pido por la conversión de los pobres pecadores.

ADORALE

3º Misterio: Jesús nos promete que quien come su Cuerpo y bebe su Sangre, tendrá la Vida Eterna.

Guía: Alabado sea Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar.

R: Sea por siempre bendito y alabado, Jesús Sacramentado.

“En aquellos días, Jesús enseñaba a las muchedumbres diciendo: ‘En verdad, en verdad les digo: El que cree tiene vida eterna. Yo soy el Pan de la Vida. Sus padres comieron el maná en el desierto y murieron. Este Pan que baja del Cielo es para que quien lo coma no muera. Yo soy el Pan Vivo bajado del Cielo. El que coma de este pan, vivirá eternamente. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día’.” (Jn 6, 47-51a.54)

Al dejarnos el regalo de su Cuerpo y Sangre en la Eucaristía, Jesús nos dejó también la esperanza en que no moriremos jamás. Sembró en nosotros la confianza de que si comemos su Cuerpo y bebemos su sangre, tendremos Vida Eterna. Vamos a manifestar nuestra confianza en la promesa de Jesús, respondiendo a cada oración: “En tí confiamos Señor”.

•      Porque Tú nos prometiste que quien come tu cuerpo y bebe tu sangre tiene Vida Eterna, te decimos… “En tí confiamos Señor”.

•      Porque todos los domingos nos das la oportunidad de comulgar, y de hacernos parte de Tí, te decimos… “En tí confiamos Señor”.

•      Porque tu misericordia dura para siempre, eres compasivo y lento para el enojo, te decimos… “En tí confiamos Señor”.

•      Porque en momentos de soledad y amargura levantamos nuestro grito al cielo y tenemos plena seguridad de tu presencia, Señor, te decimos… “En tí confiamos Señor”.

•      Porque sabemos que Tú nos resucitarás en el último día, te decimos… “En tí confiamos Señor”.

•      Porque quisiste quedarte entre nosotros hecho pan y vino para acompañarnos y darnos fuerza, te decimos… “En tí confiamos Señor”.

•      Porque nos prometiste que estarás con nosotros hasta el fin de los tiempos, te decimos… “En tí confiamos Señor”.

Jesús está realmente presente ahí en el Altar, frente a nosotros, esperando que creamos en El, que lo adoremos y que lo amemos.

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

10 AVEMARÍA-

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

Oh Maria, Madre de la Eucaristía, haz que yo ame a vuestro Hijo Jesús, presente en el Sagrario, sin cesar, noche y día. Bendito y Alabado sea por siempre el Santísimo Sacramento.

JACULATORIA

Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente; os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos

del mundo, en reparación de los ultrajes, de los sacrilegios y de las indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María os pido por la conversión de los pobres pecadores.

EUCA

4º Misterio: Jesús nos anuncia que al comer su Cuerpo y beber su Sangre, nos hacemos uno con El, y El se hace uno con nosotros.

Alabado sea Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar.

R: Sea por siempre bendito y alabado, Jesús Sacramentado.

Guía: “En aquellos días, Jesús enseñaba a las muchedumbres diciendo: ‘Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. Al igual que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí.’.” (Jn 6,55-57)

Guía: Jesús nos enseñó que por medio de la Eucaristía nos hacemos uno con El , y El se hace uno con nosotros. Esto nos llena de alegría porque Dios mismo nos permite sentir su presencia dentro de nosotros, y esta alegría nos mueve a alabarlo desde lo más profundo de nuestro ser. Nos unimos a la alabanza respondiendo a cada oración: “Te alabamos Señor”.

•      Porque estás ahí presente en la Eucaristía, queremos decirte…”Te alabamos Señor”.

•      Porque te haces uno con nosotros y nos permites ser uno contigo en la Eucaristía, queremos decirte…”Te alabamos Señor”.

•      Porque por medio de la Eucaristía haces que todos seamos uno en la Iglesia, queremos decirte…”Te alabamos Señor”.

•      Por el amor de tu entrega en la Cruz para salvarnos y darnos Vida Eterna, queremos decirte…”Te alabamos Señor”.

•      Porque en los momentos de sufrimiento y de vacío en nuestra alma, Tú nos alimentas y nos das vida con el pan divino de la Eucaristía, queremos decirte…”Te alabamos Señor”.

•      Porque contigo se alegra nuestro corazón, queremos decirte…”Te alabamos Señor”.

•      Porque al recibirte inundas nuestras almas de una profunda alegría, queremos decirte…”Te alabamos Señor”.

•      Porque al recibirte en la Eucaristía, sanas las heridas de nuestra alma, queremos decirte…”Te alabamos Señor”.

Jesús está realmente presente ahí en el Altar, frente a nosotros, esperando que creamos en El, que lo adoremos y que lo amemos.

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.-

10 AVEMARÍA

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.-

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

Oh Maria, Madre de la Eucaristía, haz que yo ame a vuestro Hijo Jesús, presente en el Sagrario, sin cesar, noche y día. Bendito y Alabado sea por siempre el Santísimo Sacramento.

JACULATORIA

Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente; os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos

del mundo, en reparación de los ultrajes, de los sacrilegios y de las indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María os pido por la conversión de los pobres pecadores.

eucaristia (1)

5º  Misterio: La institución de la Eucaristía en la Ultima Cena.

Alabado sea Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar. R: Sea por siempre bendito y alabado, Jesús Sacramentado.

Guía: “Sabiendo Jesús que iba a ser entregado, reunió a los Doce para cenar. Mientras estaban comiendo, Jesús tomó pan y lo bendijo, lo partió, y dándoselo a sus discípulos dijo: ‘Tomen y coman, éste es mi Cuerpo’. Luego tomó una copa, y luego de dar gracias se las dio diciendo: ‘Beban todos de ella, porque esta es mi Sangre de la Alianza, que será derramada por muchos para el perdón de los pecados’. Y agregó: ‘Hagan esto en memoria mía’.” (Mt 26,26-28; 1Cor 11,25)

: Al dejarnos su Cuerpo y su Sangre, Jesucristo nos hizo dos grandes regalos: primero, su presencia en nuestras vidas de una forma visible, como alimento, y segundo, la Vida Eterna, que es el regalo más grande que podría habernos hecho. Concientes de la maravilla de sus presentes, queremos darle gracias sinceramente. Lo hacemos, respondiendo a cada oración: “Gracias Señor”

•      Porque al recibir tu Cuerpo y Sangre nos fortaleces en la fe, te decimos…

•      Porque con tu Cuerpo revives nuestro espíritu, te decimos… “Gracias Señor”

•      Porque te ofreces cada domingo en la Eucaristía, te decimos… “Gracias Señor”

•      Por la fuerza que nos renuevas en cada Eucaristía, te decimos… “Gracias Señor”

•      Porque a pesar de nuestras miserias, te entregas a nosotros sin condiciones y con amor, te decimos… “Gracias Señor”

•      Porque en cada Misa nos esperas para regalarnos una vez más tu Cuerpo y tu Sangre, te decimos… “Gracias Señor”

•      Porque en cada Comunión, no miras nuestros pecados, sino nuestra fe, te decimos… “Gracias Señor”

Jesús está realmente presente ahí en el Altar, frente a nosotros, esperando que creamos en El, que lo adoremos y que lo amemos.

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

 10 AVEMARÍA

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.-

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.-

Oh Maria, Madre de la Eucaristía, haz que yo ame a vuestro Hijo Jesús, presente en el Sagrario, sin cesar, noche y día. Bendito y Alabado sea por siempre el Santísimo Sacramento.

JACULATORIA

Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente; os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos

del mundo, en reparación de los ultrajes, de los sacrilegios y de las indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María os pido por la conversión de los pobres pecadores.

eucaristia

LETANÍA DE REPARACIÓN 

Señor, Ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros

Cristo, Ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de nosotros

Señor, Ten piedad de nosotros. Señor ten piedad de nosotros

Cristo, Óyenos.  Cristo, Benignamente óyenos.

(La respuesta es: Ten piedad de nosotros)

Dios Hijo, Redentor del mundo,

Santa Trinidad, un solo Dios,

Sagrada Hostia, ofrecida por la salvación de los pecadores,

Sagrada Hostia, anonadada en el altar para nosotros y por nosotros,

Sagrada Hostia, despreciada por los cristianos tibios,

Sagrada Hostia, signo de contradicción,

Sagrada Hostia, entregada a los judíos y herejes,

Sagrada Hostia, insultada por los blasfemos,

Sagrada Hostia, Pan de los ángeles, dado a los animales,

Sagrada Hostia, tirada en el lodo y pisoteada,

Sagrada Hostia, deshonrada por los sacerdotes infieles,

Sagrada Hostia, olvidada y abandonada en tus iglesias.

Sé misericordioso con nosotros, Perdónanos, oh Señor.

Sé misericordioso con nosotros, Escúchanos, oh Señor.

(La respuesta es: Te ofrecemos nuestra reparación)

Por el ultrajante desprecio de este maravilloso Sacramento,

Por tu extrema humillación en tu admirable Sacramento,

Por todas las comuniones indignas,

Por las irreverencias de los malos cristianos,

Por la profanación de tus santuarios,

Por los copones deshonrados y llevados a la fuerza,

Por las continuas blasfemias de los hombres impíos,

Por la impenitencia y traición de los herejes,

Por las conversaciones indignas en tus santos templos,

Por los profanadores de tus iglesias, a las que han profanado con sus sacrilegios,

Para que plazca aumentar en todos los cristianos la reverencia debida a este adorable Misterio, Te suplicamos, óyenos.

Para que te plazca manifestar el Sacramento de tu amor a los herejes,Te suplicamos, óyenos.

Para que te plazca que los insultos de aquellos que te ultrajan sean más bien dirigidos hacia nosotros, Te suplicamos, óyenos.

Para que te plazca misericordiosamente recibir esta nuestra humilde reparación,Te suplicamos, óyenos.

Para que te plazca hacer nuestra adoración aceptable a Ti,Te suplicamos, óyenos.

Hostia Pura, Escucha nuestra oración.

Hostia Santa, Escucha nuestra oración.

Hostia Inmaculada, Escucha nuestra oración.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Perdónanos, oh Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Benignamente óyenos, oh Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Ten misericordia de nosotros.

V. Mira, oh Señor, nuestra aflicción,

R. Y da gloria a tu Santo Nombre.

Oración final:

Oh Jesús, sabemos que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Nosotros deseamos consolarte por los sacrilegios y pecados con que eres ofendido en este Sacramento Admirable. Nos unimos a los coros de los Ángeles para adorarte. Nos unimos a los coros de los Santos para adorarte. Nos unimos con toda la Iglesia para adorarte. Os ofrecemos esta oración  en reparación por los pecados, sacrilegios y blasfemias con  que eres ofendido. Alabado seas por siempre. Amén.

En el Nombre del Padre del hijo y del Espíritu Santo Amen .

+++BarraCatolicaCTV_15a